miércoles, 1 de febrero de 2017

Locuras literarias para 2017 (y lo que ha dejado 2016)



¡Hola, lagartijillas! Tras mi inesperado (y deseado, al menos por mi parte) regreso a tierras blogueras (con un sorteo, ¡no os lo perdáis!) toca hacer un poco de resumen y planteamiento de este nuevo año (sí, ya sé que ya llevamos un mes, pero para mí es como si fuera nuevo).

No voy a soltar el rollo de 3 artículos que no he podido hacer porque como que ya se pasó la hora, ¿no? Así que voy a intentar resumir un poco mi balance de lo que ha sido literariamente mi 2016 y las cosas que tengo pensadas para este año.

Digamos que de los 21 libros que me propuse leer en 2016 hay 8 que se han quedado en el tintero, pero según GR he leído unas 32 novelas/novelas cortas/antologías y algunos relatos y cosita pequeña. Teniendo en cuenta que llevaba años leyendo apenas 4 o 5, estoy muy contenta. Ni me he matado leyendo ni he dejado libros sin acabar ni me he saltado páginas enteras. He ido a mi ritmo, dentro de mis posibilidades y estoy muy contenta ya no solo con la cantidad, que al final es lo de menos, sino con la calidad. Tengo muchas lecturas pendientes y es bonito comprobar que lo que te han recomendado te gusta y lo disfrutas.


Además, había un reto secundario, que era leer más o menos el mismo número de autoras que de autores. Pues bien. De esas 32 obras, 13 han sido escritas por hombres (y por tanto, 19 por mujeres). Si contamos solo autores, 10 hombres y 15 mujeres (lo que viene siendo un 40-60, que no está nada mal). De hecho, esos 8 libros que me propuse leer y no he podido, la mayoría son de hombres. Pero llegaron #LeoAutorasOct (reto que tampoco cumplí) y La Nave Invisible, y lo cierto es que desde septiembre solo he leído a mujeres. Sin remordimientos. No hay tiempo en el mundo para leer todo lo que me gustaría, y la verdad es que en su mayoría he conocido autoras maravillosas, así que ha merecido totalmente la pena.

Porque 2016 ha estado marcado, sobre todo, por los descubrimientos. Descubrimientos de las realidades que nos rodean, de cosas que tenemos asumidas sin reflexionar sobre ellas, de libros que ni siquiera sabía que existían. Me he dado cuenta de la poca cantidad de autoras que he leído a lo largo de mi vida, que había tenido El Vatídico desde hace unos 10 años en casa sin haberlo leído y dudando si Robin Hobb era un hombre o una mujer. Me he cerciorado de lo poco que me afectaban las violaciones o el machismo en la literatura y de lo plagada que esta está de ello, y cómo eso perpetúa el patriarcado sin que lo notemos. Me han hablado del poder de las palabras, de los mensajes, de la representación, y creo que soy más consciente de lo que quiero leer y lo que quiero transmitir cuando escribo. He descubierto a Le Guin, de Bodard, Wynne Jones, Jackson. Y, sobre todo, a Emilia Pardo Bazán.

¿Y qué voy a hacer con esto en 2017?
 
Este año cae. A no ser que alguna editorial española quiera mi dinero.


En primer lugar, seguir leyendo. ¿El qué? Pues no lo sé. No quiero hacerme una lista como el año pasado porque creo que me agobiaría demasiado. También tengo compromisos, cosa que no contemplaba en 2016, y no sé qué va a ser de mi vida en unos meses, así que, ¿quién sabe? Mi intención es leer a Kowal, Butler, las hermanas Brontë que me quedan, algunos ensayos sobre retellings, Abercrombie, Bueso, Pérez Ruiz, Bujold, Tuttle, Cixin Liu, Hurley… (¿notáis como esto empieza a ser inabarcable ya de base?). Quiero también leer a más españoles, aunque este año he leído a 15 (más o menos el 50%), y empezar a leer más en inglés (porque si las editoriales no me traen libros chachis, tendré que ir yo a buscarlos).

En segundo lugar, escribir. Tengo muchas ganas de meterme de lleno en una historia sin otras cosas martilleándome las sienes. Me presenté al Alucinadas III agonizando y lo cierto es que fui recortando mientras escribía porque se empezó a alargar el asunto y cuando lo acabé aún tuve que recortar 1000 palabras más para que entrara en las bases. Obviamente, no ha sido seleccionado, pero el relato da para novela corta y quiero acabar esa y otra más que tengo a medias. Además de plantear una novela que lleva dándome vueltas a la cabeza un tiempo (y para la que necesito documentarme también). Me gustaría seguir publicando relatos por aquí (os debo la continuación de uno, lo sé, me tortura recordarlo, pero me cuesta muchísimo escribir algo humorístico, soy un alma en pena), porque además alguno me ha dicho que le gustan (locos, ¡locos todos!) y eso me anima un montón. El hecho de que me leáis y corrijáis cosas me ayuda a seguir aprendiendo, que para mí es lo más importante. Y nunca está de más practicar el formato corto, en vez de esas historias de 5000 palabras que acaban siendo un monstruo descomunal que se me va de las manos.

En tercer lugar, crear más contenido original para el blog. En el sorteo me habéis comentado que os gustan los artículos sobre género, o algunas recopilaciones de escenas o libros. Ya tenía alguno en mente que me gustaría haber publicado en diciembre, así que a ver si me pongo con él y para este mes lo tengo. Tengo temas apuntados de los que me parecería interesante hablar en algún momento, o sea que ideas tengo, la cuestión es organizarse y ponerlas en marcha. Del blog también quiero tocar unas cosillas del diseño, pero eso ya me apetece menos (soy un poco vaga, lo reconozco).


En cuarto lugar, continuar con mis colaboraciones en La Nave Invisible y en Windumanoth. De la Nave ya he hablado en alguna ocasión, pero lo de Windumanoth es relativamente nuevo. Es una revista de género fantástico que se publicará en papel y en digital y que se podrá conseguir en librerías especializadas, festivales y por suscripción. El primer número saldrá en julio de este año. Podréis encontrarme entre sus páginas junto con gente maravillosa y estupenda que podéis conocer en la web. Habrá artículos, entrevistas, reseñas, relatos, se hablará de comics, videojuegos, novelas… Si es de género, estará en Windumanoth. Me hace mucha ilusión participar en este proyecto, que además ha tenido muy buena acogida. Ya es una revista semestral con más de 100 suscriptores y tiene una portadaza y un equipo brutal detrás. De momento no llegará a quioscos, así que la manera más fácil de conseguirla es suscribirse, que eso también da derecho a hacer votaciones (por ejemplo, para saber el número de relatos que debería tener) y participar en la revista con cartas de los suscriptores.

Por último, locuras varias. En el canal de youtube del blog tengo algunas lecturas de fragmentos que me han gustado, y lo cierto es que me gustaría hacerlo con relatos enteros. Pero ahí viene el problema: los derechos de autor. Y de traducción. Y de edición. Y de tócame y no me mires. Cosas de las que entiendo más bien poco y no es sencillo informarse. ¿Solución fácil? Leer algo libre de derechos de autor y a ser posible español para no tener tampoco derechos de traducción de por medio. Y resulta que doña Emilia tiene chorrocientos relatos. Así que el plan es hacer algún tipo de podcast, quizá haciendo un resumen de lecturas y leyendo un relato de Pardo Bazán. Lo que no sé es cuánto tiempo me puede llevar eso y con qué asiduidad podría hacerlo, pero la idea está. Tampoco sé si os gustaría o lo de oírme leer a doña Emilia en la ducha suena demasiado perturbador.
 
Doña Emilia tenía un gato. Por si no molaba lo suficiente #DoñaEmiliaRocks

Para terminar quiero volver al principio, porque hay algunas cosas de 2016 que me he dejado y para mí ha sido lo más importante con diferencia. He hablado de autores, de libros o de feminismo, pero no he mencionado lo que más he disfrutado y más me ha hecho aprender y reírme y lo que más me ha animado y me ha recordado que tengo que disfrutar un poco más de la vida. Y es la gente. No voy a decir nombres porque seguramente me dejaría a alguien y no creo que se lo merezca. Creo que esas personas saben quiénes son. A muchas de ellas les he puesto cara en la Eurocon, otras ya las conocía de antes, a algunas he tenido que esperar a 2017 para darles un par de besazos y a otras aún no he tenido el inmenso placer de darles un abrazo. Y aún así están ahí, han estado ahí, y me han enseñado muchísimo, tanto a nivel literario como personal. Solo espero que este año continuemos por esa senda, porque para mí al menos merece toda la pena.



Dalayn
Lectora por vocación. Arquitecta por amor al arte. Soñadora de mundos y hacedora de historias. Escribo porque me hace feliz.

7 comentarios:

  1. Un 2017 ambicioso, pero es como deben ser las cosas, ambiciosas, si no que sentido tendrían, donde estaría su afán retador. Es claramente inabarcable leer todo lo que queramos, lógicamente por que si acabamos este año, ¿que vamos a leer el siguiente? Lo dicho, siempre será imposible terminar, pero ahí reside la enjundia, la gracia de todo esto. Me gusta lo de que volverás a escribir, ya sabes que soy un fiel lector. Tengo mucha curiosidad con la revista y deseo ya tener ese primer número en Julio, antes de ayer me pude subscribir al fin que estaba con unos lios de cambios de cuenta bancaria y no podía. Eso del podcast estilo lectura de relatos suena interesante, yo me lo pondría para ir a trabajar mejor que la radio XD En fin, mucha suerte en todo, querida Sierpe :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también tengo curiosidad, porque si te soy sincera no tengo ni idea de qué van a hacer los demás XD Pero sabiendo los compis que tengo, me da que va a molar mucho mucho (y yo trataré de hacerlo lo mejor posible XD). Intentaré buscar otras cosas además de Pardo Bazán, pero de momento es mi top XD Gracias e igualmente, muchos besos ^^

      Eliminar
  2. Señorita tienes un montón de planes en marcha y me gustará leerlo todos, me llama poderosamente la atención la revista y ya tengo ganas de ver cuál será el resultado. Me encanta como resultaron tus lecturas, yo esté año me he planteado leen aún más mujeres y sobre todo reseñarlas, que es algo que me di cuenta que no esta haciendo tanto como creía. Esa idea del podcast mola mucho, me encartará oírte leer a Doña Emilia.
    Te mando un beso gigante.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si necesitas recomendaciones, últimamente parezco una enciclopedia, aunque solo sea de oídas XD Tenemos pendiente leer a Anne Brontë, eso no se me olvida ;) Añado el puntito para el podcast, a ver cómo lo monto, gracias por el apoyo ^^ Un abrazo enorme.

      Eliminar
  3. ¡Hola, preciosa! ¿Sabes que te adoro más al conocer de tus retos conseguidos y por conseguir? Ojalá mi año me aproveche también mucho, de momento ando con muchos "berenjenales" y son tiempo para todo. Decirte, eso sí, que tengo dos "proposiciones indecentes" que hacerte para completar tus "huequitos" de espacio-tiempo. Ya te diré por privado... Y que sepas que gran causa de mi suscripción a Windumaroth la tiene tu perturbadora foto. Pronto nos damos un abrazote. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja y eso que mi perturbadora foto fue de estrangis XD Espero tus tentaciones y que puedas sacar tus proyectos adelante. ¡Abrazos!

      Eliminar
  4. Estoy muy entusiasmada por la revista y ya soy suscriptora!, a por un año fabuloso de muchísimas lecturas!.

    ResponderEliminar

Os agradezco cualquier opinión, sugerencia o crítica que queráis dejar en los comentarios. Eso sí, los comentarios con carácter ofensivo, xenófobo, homófobo, etc. y cargados de spam se eliminarán.