miércoles, 22 de febrero de 2017

~Ficción corta~ Capítulo #2



¡Hace tiempo que estrené esta sección y no he puesto nada más de ella! Pues vamos allá con un par de novelas cortas, esto es, menos de 100 paginitas. Lo que se dice una tarde, con un buen té (o café, o colacao, o nesq... no, nesquik no, cambiad de droga, en serio).




El informe Monteverde, de Lola Robles

Ya hablé un poco de esta novelita corta en la entrada sobrelenguaje y cifi, pero voy a extenderme un poco más en ella.

La historia comienza cuando Hannah Sweet Angélica Jartum (ahí es nada) va a entrevistar a Rachel Monteverde (nuestra protagonista) sobre su viaje a Aanuk y el informe que realizó sobre las lenguas que se hablan en el planeta. La novela la conforman una serie de entradas de dicho informe, además del diario personal de la lingüista, revelando así otros aspectos del planeta y sus habitantes.

Monteverde es una mujer segura y tenaz, además de perceptiva. Como lingüista, no solo atiende al idioma hablado sino también al lenguaje gestual, y eso nos irá dando pistas sobre otros personajes, como Ridra, Ilimanak o Guutiga-Nama.

Digamos que hay dos temas que dirigen la novela. El primero, cómo no, el lenguaje. Es el principal y en realidad el resto parece una excusa para dar un contexto a un ejercicio de especulación como éste. Un ejercicio que se me ha quedado algo corto, aunque lo que había era interesante, sobre todo en el caso de los fihdia (esta raza es ciega y por tanto su lenguaje no contiene elementos referentes a lo visual, como colores o distancias).

El otro tema es la influencia que ejercen unas culturas sobre otras y cómo esto afecta a la relación de los "influenciados" con aquellos que no. Es un tema que se trata más de fondo y que quizá hubiera merecido algo más de profundidad.

En definitiva, me ha resultado una historia interesante y ligera, con descripciones y explicaciones muy bien hechas y un estilo limpio que no renuncia a cierto tono poético. Sin embargo, pienso que se queda muy en la superficie, toca varios puntos pero no llega a meterse de lleno en ninguno. No queda espacio para ayudar a retener nombres y términos extraños. Pero eso sí, creo que puede ser bastante pedagógico en cuanto a algunos aspectos lingüísticos, cosa no tan sencilla de hacer sin aburrir, y a mí no me ha aburrido para nada.




Un día cualquiera, el cielo se abrió y el mundo se plagó de horribles criaturas que deshacían los huesos, horadaban la carne y cubrían el firmamento de una oscuridad insultante. Los humanos sucumbieron ante tal desgracia y ahora quedan pocos, muy pocos, refugiados en bastiones o cazando a las bestias en busca de una redención que no llega. O buscando algo más… como Adra.

Adra es la protagonista de esta historia, una mujer joven que sobrevive gracias a las sustancias que consigue de los monstruos a los que mata. Valiente, precavida, a veces impetuosa y rodeada de un halo de misterio. ¿Cuál es su objetivo en realidad? Me ha parecido un personaje muy interesante, una especie de antihéroe. No es un villano, pero no trata de salvar a la humanidad. Hace cosas horribles aunque no las disfruta. O sí. Hay momentos en que resulta un tanto contradictoria, pero no porque esté mal construido el personaje, sino todo lo contrario. Adra es un personaje gris, a caballo entre lo que es justo y su ansia de venganza, y me ha encantado como se va manifestando esa dualidad.

Por otra parte, tenemos a Winston, el galgo que acompaña a Adra y que también es una joyita. Pero de estas que brillan y no quieres que se apague jamás. Dice Gabriella que están recibiendo amenazas. Me sumo a ellas. #WinstonTeam

Aun así, por mucho que molen los personajes, creo que lo mejor de todo es la ambientación. O mejor dicho, cómo se nos presenta y se nos va describiendo conforme va avanzando la trama. El mundo destruido, devastado, repleto de criaturas terroríficas y mortales. Agradezco que no haya salido nada parecido a una cucaracha gigante, no sé si hubiera podido soportarlo. Campbell y Cotrina han creado un apocalipsis en el que yo soy la primera que no podría sobrevivir. Odio los bichitos. Y están por todas partes, descritos con efectividad y resolución. Pero aún hay algo mejor. Y es toda la jerga mágica que han incorporado, basada en aspectos religiosos: los cruzados, los ensalmos, Testamento… Con esas pequeñas pinceladas, sin explicar nada más, le dan una capa más a este universo terrible que lo hace si cabe aún más tangible.

La historia, aun siendo breve, se nutre de un ritmo muy bien llevado, con capítulos cortos muy cuidados en los que siempre descubrimos algo que desconocíamos y nos hallamos ante un nuevo peligro.

Sin duda es un pedacito de historia que deja con ganas de todo y más, y sabiendo quién la lleva entre manos, promete no decepcionar. 




Dalayn
Lectora por vocación. Arquitecta por amor al arte. Soñadora de mundos y hacedora de historias. Escribo porque me hace feliz.

2 comentarios:

  1. Nesquick no (BIEN). Pues las dos las tengo pendientes y con ganas. La de Gabriella y Cotrina ya espera en el Kindle, y la de Lola ahora mismo también, desde que te la vi el otro día. Un abrazo^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La de Campbell y Cotrina engancha, ya te digo xD Seguro que te gusta mucho ^^ ¡Un besote!

      Eliminar

Os agradezco cualquier opinión, sugerencia o crítica que queráis dejar en los comentarios. Eso sí, los comentarios con carácter ofensivo, xenófobo, homófobo, etc. y cargados de spam se eliminarán.