jueves, 27 de julio de 2017

~Relato~ Sensaciones



Un rayo de sol la detuvo justo antes de cruzar el umbral. Se echó hacia atrás, desconfiada, mientras su mirada se perdía en la inmensidad de la calle. Adoquines, fachadas desvencijadas y un fragmento de cielo mucho menos azul de lo acostumbrado se extendían más allá de los límites de su existencia. Vacío y mudo, el mundo exterior parecía amenazarla con aquel haz de luz.

Raquel dudó. No recordaba la última vez que había estado fuera. Tras las paredes que constituían su espacio vital todo era seguro y perfecto. La lluvia caía a su antojo, los paisajes se sucedían como las nubes, las pantallas de plasma saciaban su curiosidad de forma ininterrumpida. Todos los huecos estaban cubiertos, pues las redes sociales eran su esporádica ventana al mundo. Una erudita como ella no necesitaba nada más. Saber, saber y saber, aquel era su único trabajo en la vida. Y transmitir sus conocimientos por un módico precio.

Sin embargo, aquel mes había recibido un encargo especial. Al principio le había parecido como los demás. Quería documentación para una novela ambientada en el Siglo de Oro español. Aquello la sorprendió: no tenía muchos clientes escritores. Por lo general preferían documentarse ellos mismos y ahorrar el dinero para otros menesteres. Pero este resultó ser, cuanto menos, peculiar. Apenas mostró interés por la historia o las artes de la época. Estaba obsesionado con la sociedad: la moda, los trabajos, las costumbres. Aunque requería una búsqueda más exhaustiva, Raquel no tardó en reunir, leer y clasificar los datos. Para ella era mucho más interesante cuando tenía que esforzarse. No obstante, por entonces no había llegado a imaginar cuánto esfuerzo le supondría aquel trabajo.

Los requerimientos no acabaron ahí. El escritor quería crónicas del pueblo llano, conocer las formas de cultivo, estudiar las tácticas de combate. Raquel trabajó con ahínco esos días, ávida de información y animada por la buena suma de dinero que iba a percibir. Pero esa suma quedó en el aire con el correo electrónico que aún parpadeaba en su pantalla. «Para un prisionero de aquella época, ¿cómo sería oler el viento? ¿Cómo sería sentir la caricia del sol sobre su piel? ¿Cómo percibiría el tacto de la hierba bajo sus pies?» La erudita tardó unas horas en ponerse a trabajar tras meditar si ese tipo de información era la que se había propuesto vender. Cuando decidió que su eslogan «El universo en un click» podría englobarla se puso a buscar con afán hasta hallar las suficientes declaraciones y descripciones en novelas de todo tipo. Sin embargo, su cliente no estaba satisfecho.

«Eso ya lo he leído», le había contestado. «Quiero saber qué se siente de verdad».

Raquel, contrariada, puso a funcionar inmediatamente el simulador de ambientes y la impresora 3D. Era la primera vez que le decían que no había hecho bien su tarea. No tardó en encontrar una tormenta que reflejara su estado de ánimo. Las pantallas que recubrían las paredes se oscurecieron y su rostro se iluminó intermitentemente con el reflejo de los relámpagos. Cuando consiguió apaciguarse redactó sus conclusiones, no sin cierto esfuerzo. Lo suyo era ordenar, no crear. Aun así envió un texto bastante extenso combinando sus propias percepciones con información.

«Es frío, vacío. No es suficiente», fue su respuesta.

La tormenta no pudo calmarla ni detener su frustración. Solo el sentido común le impidió enviar un correo de vuelta invitando a su cliente a ver vídeos en diversas plataformas. O a descubrir el mundo por sí mismo. Sin embargo, ¿quién era ella para pedir eso? Ella, que vivía a través de la red y se alimentaba de datos. ¿Cómo podía pedirle a alguien que descubriera lo que ella misma se había vedado? ¿Cómo podía negar un conocimiento que ella misma se estaba impidiendo conocer?

Y allí estaba, con su sillón de ruedas frente a la puerta abierta. ¿A qué olía el viento? ¿Cómo era la caricia del sol? ¿Cuál era el tacto de la hierba? Un cosquilleo se instaló en su estómago. Se sentía inquieta y también temerosa por lo que pudiera haber más allá. Su cubículo era seguro y ordenado. Una feliz prisión. El exterior se inclinaba ante el caos, era impredecible.

Pero la curiosidad, como siempre, se impuso.

Se alzó con dificultad y bajó a la calle. Avanzó un paso y el aire sopló; sintió frío y el olor distante de la hierba mojada. Anduvo un poco más y el sol la acarició, y oyó el murmullo de los pájaros en la lejanía. Siguió caminando; el musgo se le metió entre los dedos de los pies y la piedra le arañó las plantas. Y sintió cosquillas y dolor, y rió y lloró a la vez. Las horas fueron un suspiro y el regreso casi una condena.

«Muchas gracias por su labor», rezaba el correo que recibió más tarde. Raquel nunca había estado tan satisfecha con un encargo. Se arrellanó en su asiento y contempló de nuevo en la pantalla frontal el vídeo que le había enviado. Se sentía extraña. Como si hubiera conocido por fin aquello que llamaban nostalgia. Pues por mucho saber que atesorase, jamás había llegado a sentir como en aquel precioso y diminuto instante.



Dalayn
Lectora por vocación. Arquitecta por amor al arte. Soñadora de mundos y hacedora de historias. Escribo porque me hace feliz.

martes, 11 de julio de 2017

~Reseña~ Por siempre jamás, o la inseguridad del escritor


Hay días en que necesitamos lecturas diferentes. Lecturas que, aun con sus conflictos, nos alegren el día y nos saquen una sonrisa. Este es el caso de Por siempre jamás, el cómic de Laurielle publicado en Ediciones Babylon que ha ganado el premio Héroes Manga al mejor manga de autor español y que me he leído en una tarde sin parar.

Maite es una escritora con un problema: no sabe cómo terminar sus historias. Esto lleva a Fernweh y Yo, dos de sus personajes, a raptarla del mundo real y llevarla a su universo para que su vida pueda avanzar, ya que se quedó paralizada cuando Maite lo aparcó todo en el cajón.

No se puede desligar el personaje de Maite de toda la carga metaliteraria que tiene el cómic. La inseguridad está en todas las facetas de su vida, ya no solo en lo que puede hacer como escritora sino también desmereciendo sus propios logros. En esta aventura aprenderá a superar ese miedo a la página en blanco, a sorprenderse a sí misma, a que lo importante es acabarlo aunque no sea perfecto, porque no puede estar perfecto.

¿A que Yo es cuqui? ¿A que es superachuchable?

También aprenderá a aguantar a Fernweh, un chico prepotente y también un tanto ingenuo que junto con Yo, un monstruo mágico hipermegacuqui, conforman la pareja humorística del relato y dan un equilibrio muy resultón entre el drama y la risa que hace de Por siempre jamás una lectura amena y entretenida para todos os públicos.

Hay otro personaje relevante, Percara, que si bien no llega a sorprender (la historia es muy corta y las pistas muy reveladoras como para ello), también tiene mucho carisma y un trasfondo bastante interesante. Percara es general del rey. Lo de tener a una mujer en un puesto de poder militar ya da cierto gustirrinín, pero hay más. Tiene que aguantar a un señor pesado que pasa todo el día cuestionándola. Como en la vida real, no hay razones directas que expliquen el por qué de esta inquina, pero a mí me parece un gran paralelismo de lo que muchas mujeres se ven obligadas a aguantar en su trabajo día a día.

El trabajo sobre la inseguridad relacionada con la creación literaria está muy bien enfocado, seguramente porque la autora lo ha sufrido en carnes. Fernweh es la puntillita continua sobre los cabos sin atar que quedan en el mundo que crea Maite. Me parece importante ver cómo al plantear las cosas desde otra perspectiva (con un poco de magia), todos esos vacíos que le recrimina a Maite tachándola de mala escritora se convierten en oportunidades para sorprenderse durante la escritura. Es muy difícil tenerlo todo atado por completo antes de empezar (aun siendo escritor de mapa), pero no hay que temer a la reescritura ni a empezar sin que esté todo programado. Porque lo más seguro es que nunca empieces, o no termines.

A Laurielle le gusta fustigarse dibujando fondos y detalles y más detalles...

Puede parecer que es un cómic dirigido a autores en exclusiva, pero no es así. El discurso metaliterario se puede trasvasar también a nuestros planes diarios, a ese viaje que nunca te has atrevido a hacer porque no lo tienes cuidado al milímetro, a ese evento al que tienes pánico porque quieres que sea perfecto y no lo será. Por siempre jamás nos invita a vivir las cosas, a no esperar que sean perfectas y disfrutarlas con sus imperfecciones, a evitar que el monstruo de la inseguridad nos devore y nos paralice, a seguir adelante y empezar y acabar proyectos sin miedo. Es una lectura perfecta para desconectar, pero también para reflexionar. Y, cómo no, para disfrutar de la magnífica técnica de Laurielle y lo profusa que es en detalles (para desgracia de su muñeca), pero que dice mucho del mimo y cuidado que le pone a las cosas, y eso también se nota con este manga.

Si tenéis más curiosidad sobre cómo se hizo el cómic y se publicó, podéis leer esta entrevista de El cornetín de Gondor.


Título: Por siempre jamás
Autora: Laurielle
Editorial: Babylon
Encuadernación: Tapa blanda
Año de publicación: 2017
Nº páginas: 192
Precio: 7,95€





Dalayn
Lectora por vocación. Arquitecta por amor al arte. Soñadora de mundos y hacedora de historias. Escribo porque me hace feliz.

miércoles, 5 de julio de 2017

~Reseña~ La Armadura de la Luz, o el descubrimiento de lo maravilloso


La Armadura de la Luz es una vuelta a la fantasía más rolera, con aventuras, toques de humor y dosis bien dispuestas de epicidad. Un exmercenario y una excircense llegan a una importante ciudad costera para acudir a un torneo de Jhassai. Lo que ignoran es que no son los únicos interesados en dicho torneo y su premio, y se verán envueltos en una peculiar investigación a merced de múltiples bandos que solo buscarán sacar provecho de la situación. Mientras tanto, un aristócrata con aires de grandeza los ha seguido para recuperar su espada robada y, sin saberlo, les dará más problemas de los que podrían imaginar.