lunes, 20 de marzo de 2017

~Cine~ La bella y la bestia, o riesgo cero ante la multitud


No creo ser lo suficiente cinéfila para afirmar de forma categórica la falta de ideas de Hollywood, así que me remito a las palabras de mi señor becario. No es que la nueva versión de La Bella y la Bestia se parezca en algo a Stranger Things, pero apela al mismo sentimiento: la nostalgia. El hecho de que a la sesión que fui asistiera un 70-80% de público noventero así lo confirma. Íbamos a ver la versión de Disney con animación 3D y la cara de Emma Watson, y en ese sentido la película cumple su función.

Ahora bien, por mucho que mi yo fangirl se haya visto satisfecho y tuviera una sonrisa en la cara toda la película porque «qué bonito todo», la realidad es que me dejó fría, y que si me preguntan qué tal solo puedo decir «bueno, bien, entretenida». Sin embargo, me gustaría desglosar un poco qué aspectos me han gustado y cuáles no, hacer un poco de análisis para no quedarme en una mera conclusión subjetiva que viene dada por muchos factores.

A partir de aquí hay spoilers, y aunque la peli es casi calcadita a la original, creo que lo que más merece la pena es comentar los aspectos que la hacen un tanto diferente. Allá vamos.

Como he dicho, el largometraje nos da lo que nos prometió en los trailers: una versión prácticamente igual a la de 1991, tanto en fotogramas como en diálogos (al menos en la versión española). Eso puede ser bueno o malo (interesante y revelador, seguro), dependiendo de qué se espere de la cinta y lo que Disney quisiera conseguir. Está claro que se ha desperdiciado una oportunidad muy buena para introducir algo novedoso (si es que eso es posible a estas alturas de la vida y con tantas adaptaciones del cuento... de Beaumont). A lo mejor habría que coger el de Villeneuve para intentar ir por otros lares más inexplorados. Pero en general no hay ningún cambio de peso. ¿Qué sentido tiene entonces gastarse una millonada en rehacer una película con actores reales si la trama va a ser en esencia la misma? Una palabra: merchandising. De eso se lleva nutriendo Disney los últimos años. De mantas de Frozen y figuritas de Disney Infinity. Y ahora, también, del colgante y el pendiente que luce Bella durante el baile (solo les faltó cortar la película y decir: «Os dejamos cinco minutos para que busquéis estos productos en nuestra tienda oficial o en aliexpress»). Y peluches y figuritas de los personajes, vestidos, etc. Pero no nos han engañado en ningún momento, nunca nos prometieron más, así que en ese aspecto no hay expectativas frustradas. De hecho, me sorprendió mucho la fidelidad a los diálogos y la letra de las canciones, con lo que podía seguir la película con los ojos cerrados sin dificultad alguna.

No mentiré si afirmo que a veces dan ganas de cerrar los ojos, porque esta fidelidad es un arma de doble filo: el respeto al clásico está muy bien, pero no se puede huir de la problemática de la sincronización labial. En eso Disney España tampoco ha querido arriesgar mucho, y puedo entenderlo: me sé las canciones de memoria, odio los nuevos doblajes de los clásicos porque cambian las letras y si hubieran sido muy diferentes me hubiera sacado mucho de la película. Ahora bien, es para plantearse si ese afán nostálgico es tan potente como para saltarse la sincronización labial y dejar de lado a las nuevas generaciones, que quizá merecen un producto mejor enfocado a ellos y no a sus mayores. Total, si van a cambiar los ritmos de las canciones (como «Festín»; no te lo perdonaré jamás, Disney, jamás) y algunas letras también (por ejemplo la de la taberna), quizá no habría sido tan grave pelearse un poco más (aunque recordando las últimas películas musicales de Disney... mejor no).

Tampoco mola el cuento de que están en Francia y ambientarlo en un pueblo alemán.

Porque en realidad, yo sigo prefiriendo la de animación. Y es que la hora y media de la cinta de 1991 se alarga hasta alcanzar las dos horas y diez minutos, y le pesa. En parte es por alargar las canciones (de nuevo, «Festín» y «Gastón en la taberna») de manera bastante innecesaria (de verdad, ralentizar «Festín» no le hace ningún bien). Que yo agradezco ver a Luke Evans en movimiento, pero su bailecito irlandés no aporta nada a la historia. También es por intentar darle mayor carga dramática a las vidas de Bestia y Bella antes de conocerse, un añadido que no tiene tampoco gran relevancia y que incluso en el caso de Bestia se pasa bastante por encima. Lo único que consigue, a mi parecer, es hacer ver a la bruja/hechicera como alguien mucho más retorcido. Parece que no se conforma solo con transformar al príncipe y sus sirvientes, sino que además hace que sus conocidos se olviden de ellos y les proporciona un libro mágico para poder viajar a cualquier lugar del mundo... ¿Pero a dónde van a poder ir, en su estado?

No termina de quedarme muy claro el mensaje que se intenta transmitir con ello... ¿dulcificar a Bestia? Está claro que esa ha sido la intención, si hasta hay escenas en que no se le ven ni los colmillos. Pero eso es bastante contradictorio con la imagen inicial que se da de él. El precioso prólogo con las vidrieras se cambia por una escena de acción real con Dan Stevens pintarrajeado bailando entre mujeres cual gallo en un gallinero, justo antes de reírse y despreciar a la anciana. Ya no es que fuera un déspota consentido, es que además iba de machito cabrío por la corte. Y no tenía 11 años como se calcula que tenía en la versión de dibujos animados. Visto así, se merecía el castigo extra, pero en el resto de la película, a partir del ataque de los lobos, es como un peluche achuchable. (Disney, ¿qué tratas de decirnos?)

¿Quizá han tratado de manera consciente de desterrar la (en mi opinión, absurda) teoría del síndrome de Estocolmo? Creo que lo consiguen bastante. Bestia no es tan violento, solo grita. Se muestra la oportunidad obvia que tiene Bella de escaparse  tras quedar su captor seminconsciente cuando la defiende de la manada y se ve claramente cómo ella decide ayudarlo porque le ha salvado la vida. Del mismo modo, Bestia es consciente de que Bella ha hecho lo mismo por él (al no dejarlo ser pasto de los lobos) y empieza a tener un trato cordial con ella. Es el agradecimiento mutuo el que les une, y poco a poco empiezan a florecer sentimientos entre ambos. Primero amistad, luego ¿algo más? Cuando Bestia se da cuenta de que se siente atraído por ella y va a tantearla (por si hay alguna posibilidad de romper el hechizo, y no como en la de animación, que parece que vaya a enamorarla para deshacerlo), ella le contesta que no puede sentir verdadero afecto sin ser libre. Y en cuanto ve que su padre está en peligro, Bestia la libera y se marcha sin pensarlo (como pasa en la de dibujos, ya que para Bella el castillo no es un refugio, sigue siendo una prisión). Toda la dulcificación de Bestia, su triste pasado (el hecho de que su padre lo maleducara mientras todos los demás lo consentían), el hecho de que incluso la biblioteca sea fruto de una broma y no como un plan para enamorarla, la consciencia de Bella de su estado de cautiva, todo contribuye a aclarar una polémica a la que nunca le he visto mucho sentido: Bella no se queda con Bestia para hacer que cambie, se queda por su buena voluntad, mientras que Bestia solo corresponde a un trato amigable que solo le habían dado sus sirvientes transformados.

Por otro lado, Watson no añade más matices al personaje de 1991. Incluso parece algo artificial (algo muy complicado entre tanta fosforescencia verde). Creo que este ha sido el mayor problema de la película. Que menos Lefou y Maurice (y sí, Evans era Gastón, pero de una manera tan exagerada que hasta resultaba paródico), todo lo demás era demasiado artificial (y artificioso). Para mí no ha sido un acierto la manera en que han llevado a la pantalla a los sirvientes de palacio, figuras renderizadas sin apenas expresiones que dependen casi en exclusiva de la voz: al menos en castellano, a mí no me han dicho nada. Y entre toda la parafernalia rococó, hasta la sencillez de Bella (llevada incluso al vestido), que debería hacerla destacar sobre lo demás, parecía de pega. Al menos esa sencillez tiene algo positivo: Bella reafirma que no es una princesa y se aleja de las imágenes recargadas de otras damas Disney con un maquillaje muy natural y una vestimenta sencilla en todo momento. Pero en la escena del baile, que me ha parecido como contrahecha, uno se debate entre la apariencia de cosplay barato y que, aun siendo menos vistoso, sí que sería un vestido que realmente esa Bella se pondría.

Tampoco me ha quedado muy clara la imagen que intentan dar de Gastón. Sin duda, es una imagen mucho más cruel que la de dibujos. La obsesión por Bella parece mucho más enfermiza, hasta el punto de llegar a la agresión y a querer deshacerse de su padre por ser un estorbo. No trata (como en la anterior versión) de utilizarlo como moneda de cambio para casarse con ella, sino que prefiere quitarlo de en medio a toda costa. Hasta ahí, todo correcto. Lo que no he entendido muy bien es por qué intentan disfrazar a este macho posesivo y altanero bajo algún tipo de trauma postbélico. Eso (al igual que pasó con Joffrey en Juego de Tronos), no lo hace más perverso, sino más víctima. Y Gastón no merece ser ninguna víctima.

No hay ninguna naturalidad en el baile, están tan concentrados en la coreografía que no transmiten nada

Por contra, el tratamiento que se le da a Lefou me ha encantado. En realidad este es el verdadero cambio contundente que hace la película, un cambio para mí muy acertado, aunque no influya en la historia en sí misma. Sí, es abiertamente homosexual, pero eso no se muestra a través de escenas explícitas. Son gestos, pequeños comentarios, miradas, dejes en la voz. En ese sentido, los dobladores (que me parece que son Roger Isasi-Isasmendi y Samuel Gómez), han hecho un muy buen trabajo. Los niños apenas se darían cuenta. Lefou ya no es el perrito faldero con los sesos fritos de Gastón. Es un personaje que piensa por sí mismo y se arrima a Gastón (entre otras cosas) porque parece ser el único lo suficiente idiota del pueblo como para no ver en él (o no importarle) algo «raro». Eso no hace que esté de acuerdo con él en todo lo que hace, y de hecho lo increpa varias veces para que se repiense sus acciones. La sra. Potts lo certifica en un gran momento: «Te mereces algo mejor». Y ay, cuando al final recibe su recompensa. Un bravo enorme por darle una vida nueva a este personaje. No solo le hacía falta a él, le hacía falta a la película y a la factoría Disney en general.

Desde luego, si en algo no falla La Bella y la Bestia es en cuanto a representación. Ya no solo en cuanto al colectivo LGBT, también hay personajes de raza negra (nuestro querido armario, o el pastor), dandose incluso relaciones interraciales, y hay una mayor presencia femenina continua en el pueblo, no solo en las escenas musicales a coro.

En resumen, La Bella y la Bestia me ha parecido una versión correcta, con sus más y sus menos, pero que en general no ha conseguido transmitir mucho más de lo que ya transmitía su predecesora. Tiene escenas muy bien hechas como la de «Festín» (a pesar de la canción, ¿se nota que me molestó muchísimo?), o la de la batalla en el castillo. Y tiene matices que en otros aspectos sí que mejoran la cinta anterior. Sin embargo, he de lamentar que en la versión doblada tampoco ayudaba tener dos dobladores por personaje, que en el caso de Bestia se notaba demasiado y ha hecho que hasta me sonara rara la voz de Ignasi Vidal, que justo es quien hace de Bestia en el musical. La voz cantada de Gastón tampoco me ha convencido y las de Lumière, Din Don o la sra. Potts, que deberían suplir la falta de expresiones de los objetos animados, me han dejado fría. Quizá la versión original cambie en algo esa opinión, pero hasta aquí creo que es una película para pasar el rato que se puede disfrutar si tienes claro lo que te vas a encontrar.


Josh Gad sí que ha salvado la película




Dalayn
Lectora por vocación. Arquitecta por amor al arte. Soñadora de mundos y hacedora de historias. Escribo porque me hace feliz.

12 comentarios:

  1. a mi lo que más me ha chirriado de toda la peli es Emma, muy tiesa, nada suelta, hay momentos en que parece que ni disfruta, una de mis eescenas favoritas es la del campo de dientes de leones, y ella la hizo con cero sentimiento a mi entender, no se, el jueves repito XD así que tan mal en conjunto no está, pero la actuación de ella es demasiado forzada hasta para que mi yo de 8 años se diese cuenta

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo he tenido la misma sensación. Creo que estaba más concentrada en cantar que en actuar u.u

      Eliminar
  2. HOla
    Que buena reseña y que buen análisis madre mia. He visto reseñas y tal pero en ninguna he visto a nadie mojarse tanto como tu. Bravo. Yo aún tengo que verla. Espero hacerla pronto y prestaré atención a lo que remarcas en la reseña.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias :) Lo mejor es dejarse llevar y disfrutarla como es. Los análisis vienen después. Un saludo ^^

      Eliminar
  3. Holaaa,
    La verdad es que a pesar de no haber visto la película me he leído la entrada al completo. Lo sé, soy taaan rebelde. Basta ya, tengo muchas ganas de verla y probablemente al momento del suceso no hubiera estado prestando gran atención a los detalles, porque tengo bastante idealizada a Emma Watson, y aunque sé que no es realmente la chica perfecta, miraría cada una de sus películas con una sonrisa tonta en la cara. Así que ahora tengo motivos para estar mucho más pendiente y poder venir a rebatirte en un futuro las opiniones que tengamos encontradas, jaja.
    Que yo he visto, gracias a los trailer, básicamente que es lo mismo que la de animación, pero como dices, esto es mayormente para vender. No había salido la película y ya había funkos pululando y quién sabe qué cantidad de cosas más. Yo no lo sé, porque no presto mucha atención a las cosas así, no hay plata y de pronto me antojo, jajaja.
    Me ha gustado mucho la opinión, se nota que le trabajas a esto.
    ¡Besitos! :3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo mejor es ver la película a gusto y pensar después. O verla dos veces. Si no, no se disfruta. Gracias por tu opinión ^^ ¡Saludos!

      Eliminar
  4. Hola :) Personalmente ya no compro las versión en acción real de Disney. Me gusto Malefica por que era diferente, por que abordaba otra perspectiva que no conocíamos, pero esto ya si que no me atrae nada más que para descargarme en torrent y vérmela en casa. Añado que en este caso tampoco soy un gran fan de la película de animación, si me parece bonita y una historia interesante, las canción algunas tienen mucho gancho (la de Gaston,oh yes), pero tampoco soy un admirador profundo (aunque si mi pareja, y tampoco quiere ver esta XD). Lo dicho, la veré, pero parece que Disney ha encontrado un nuevo filón (y basta con ver toda la gente que ha ido casi al estreno) para sacar dinero con un par de estas películas cada año, y lo va a llevar a cabo hasta que agote todo lo que tiene. Particularmente y no se por que tengo curiosidad si finalmente hacen Aladdin como decían. Un abrazo^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uy uy, ¿qué han dicho de la de Aladdin? Que ya me está entrando todo el miedo con la de Mulán xD Lo mejor que puedes hacer es ahorrarte el dinero para libros y verla en casa, no te diré que no xD Abrazotes ^^

      Eliminar
  5. Yo fui ayer a verla en VOSE y salí encantada. No puedo decir nada malo de ella, porque la disfruté de principio a fin. Aún así, por sacarle pegas: Sosa Watson que se notaba mucho que no estaba suelta y en algunas escenas se le quedaba una cara muy petrificada. Por otro lado me encanta el detalle de que se le vean los pololos xDD Creo que han intentado darle un aire de mujer avanzada a su tiempo con ello, incluso con lo de inventar la lavadora xDDDDD Además le han dado un poco de protagonismo a su madre. En la versión Disney ni se la menciona.
    De la Bestia ni hablo porque le pondría un 10 con los ojos cerrados. Le han dado un poco de profundidad al personaje, lo han hecho más pícaro y juguetón. Los diálogos con Bella removieron al público con sonrisas y carcajadas. Creo que su relación con Bella ha mejorado mucho, en el sentido de que no se enamoran por miraditas y por cantar canciones. Sale de pasar tiempo juntos y aficiones comunes, y también un poco de pique por el tema del género de las novelas que leen ambos. Tampoco creo que lo hayan dulcificado, simplemente creo que sería un poco difícil de hacer creer al público que alguien pudiera enamorarse de la Bestia si tuviera el carácter del de la película de animación, sobre todo por tener personajes reales.
    Me han encantado las escenas de Luke Evans haciendo de un Gastón pagado de sí mismo y creído en grado sumo. Fíjate que creo que no se le ha tratado de víctima, más bien se ha hecho una caricatura de este tipo de personajes.
    Una pena que a Europa haya llegado la versión censurada porque hay beso gay y vamos, estoy deseando ver qué extras trae el CD. Esto junto con los actores negros me han parecido dos puntadas muy bien dadas y que ojalá sienten precedentes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. QUE HAY BESO GAY Y ESTÁ CENSURADO QUÉ COÑO ES ESTO. Si lo llego a saber antes no me gasto el dinero, aunque solo sea por no dárselo a la distribuidora. Qué poca vergüenza. Entre eso y la frase que le cambian TOTALMENTE de significado en la versión doblada me tienen frita -.-
      La relación Bella-Bestia me ha gustado mucho, sobre todo el tema de las novelas ha sido de lo mejorcito.
      Yo lo que no me acabo de creer es que tras ese maleficio y conforme era Bestia dé ese cambio. Pero quizá el problema sea más del prólogo, que lo han exagerado demasiado, que del resto de la película. Lo del tío con el maquillaje bailando entre todas las mujeres me dio mucho rechazo, la verdad.
      Gastón está muy caricaturizado, pero con el tema del "trauma postguerra" parece más que esa actitud viene porque echa de menos hincharse a hostias (al menos se sigue verificando que es un tipo violento). Pero cuando llega el punto que parece un psicópata, para mí le resta efecto.
      En conjunto me lo pasé bien, y me reí, pero los personajes no me llegaban a transmitir nada, no acababa de creérmelos, aunque hayan querido darles más profundidad a algunos. El único que se salvó fue Lefou, que para mí fue el mejor de toda la película. Eso sí, tampoco le pedía más.

      Eliminar
  6. Vale, pues si alguien sabe donde venden el pendiente del baile, que me diga......lo quiero pf

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues lo he ido buscando estos días y no está XD

      Eliminar

Os agradezco cualquier opinión, sugerencia o crítica que queráis dejar en los comentarios. Eso sí, los comentarios con carácter ofensivo, xenófobo, homófobo, etc. y cargados de spam se eliminarán.