lunes, 6 de marzo de 2017

~Reseña~ Mala Sangre, o el poder que corrompe sin remedio




En Waukegan, Illinois, todo es como Jesse Delany odia que sea. Tranquilo y pacífico en apariencia, el pueblo donde vive nuestro protagonista guarda el terror en las entrañas de sus habitantes. La ira se desata dentro de su propia casa, o entre su familia y la de los McGuire. La fuerza manda sobre la lógica, la violencia sobre el amor. Y Jesse no es más que el hijo menor de un teniente que combatió en la Guerra de Secesión, alguien que cree que estudiar es solo cosa de inútiles o políticos, no de verdaderos hombres, mientras Jesse solo quiere leer y aprender.

Mala Sangre es un western con toques de terror gótico, aunque este último se utiliza más como elemento narrativo que como un fin en sí mismo. Es decir, no hay miedo y para mí ni siquiera ha supuesto un misterio, pero propicia un cambio en el protagonista que acaba dándole sentido a toda la novela. El horror no está en lo sobrenatural sino en el alma de cada persona. Y eso es algo que Carmen Moreno ha sabido explotar hasta sus últimas consecuencias.

Quizá el planteamiento que expone la sinopsis sea un poco engañoso. La normalidad en Waukegan no se rompe "pronto", a no ser que pasado un tercio del libro se considere pronto (bueno, hay algo raro que sucede nada más empezar, pero resulta casi anecdótico). Eso hace que el lector entre buscando algo que no existe y que al final tampoco tiene tanta relevancia. Lo importante de esta historia no es el misterio o las desapariciones. Como deja bien claro Sofía Rhei en el prólogo, esta es una historia de personajes y de los horrores que habitan en ellos. Para mí, sobre todo, ha sido una historia sobre el poder. Sobre cómo corrompe, sobre cómo se apropia de nuestros miedos para llevarnos a realizar acciones que no haríamos de otra manera, sobre cómo hace que nos contradigamos, que obviemos la realidad cuando nos ciega.

Mala Sangre es la historia de Jesse Delany y de cómo el poder lo transformó.


Pero no es el único tema que trata la novela. Mientras vamos conociendo la vida de Jesse asistimos a cruentas escenas y episodios que nos hablan del racismo o el maltrato. De ellos se sirve la autora no solo para realizar una crítica al racismo y el machismo que aún imperan hoy en día, sino para dar volumen a los personajes, llenarlos de aristas, de matices y contradicciones.  Ha sido una sorpresa encontrar en un western con tan alta presencia masculina una crítica tan alta a esa hombría sentida, que no es más que otra expresión del poder aparente que algunos creen tener. El desprecio por aquellos que parecen inferiores es palpable y se muestra a base de violencia. Su máxima expresión concurre en el personaje de William Delany. Se muestra justo y amigo de los negros (por ello luchó junto a Lincoln en la guerra civil), pero reniega y muestra su odio hacia los indios. Maltrata a su esposa y a su hijo mientras la primera lo excusa y el segundo no opone resistencia. Una, por ser mujer; el otro, por no ser el hijo que debería ser, por ser débil. Estas circunstancias marcarán a Jesse mucho más de lo que él se atrevería a adivinar.

Y eso nos lleva al último tema que nos plantea Moreno, más bien una suerte de preguntas sin respuesta que van ligadas inexorablemente a la condición humana. ¿El hombre es un ser malvado per se? ¿Es algo que se hereda? ¿Algo que se aprende? ¿Qué condiciona a una persona para actuar mal? ¿Eso lo excusa o lo redime? ¿Qué nos hace débiles o fuertes? Todas estas cuestiones giran a lo largo de la novela; algunas llegan a preguntarse de manera directa, otras nos las formulamos conforme vamos conociendo a los vecinos de Waukegan y a la admiración de la autora por Sherlock Holmes (que ya demostró con Sherlock Holmes y las sombras de Whitechapel). Las respuestas, si las hay, siempre quedan en manos del lector.

Sin embargo, solo somos del todo conscientes de estos temas una vez acabada la novela. Al principio hay que dejarse llevar por los personajes sin saber muy bien a dónde va a parar todo. Esto puede ser un problema para lectores poco dados a este género o si no conectamos mucho con los personajes o el entorno. Podría decir que ese ha sido mi caso. No he conseguido meterme en la historia hasta la llegada de un nuevo vecino a Waukegan, donde empieza a verse un cambio en el transcurrir de la "apacible" vida del pueblo, y aun así lo único que me mantenía enganchada era la evolución de Jesse, que me ha parecido magistral.


Él y su padre son las piezas centrales de la novela, tanto por separado como por la tensión que existe entre ambos. Mientras que de William me ha atraído el dibujo a través de los ojos de su hijo, lo que llama la atención de este es cómo se va transformando al tiempo que va pasando de ser un niño a un adulto. La relación con su hermano, con su madre, con el doctor y otros vecinos de Waukegan lo va moldeando y van haciendo de él alguien más complejo y contradictorio. A veces resulta complicado seguirle el ritmo, ya que nuestro mundo, y por tanto, nuestra mente, es mucho más estable que el suyo. De ahí que el lector pueda ver cosas que Jesse no ve. Esto supone también un arma de doble filo, ya que al adelantarse el lector al personaje, la trama pierde parte de la intriga que prometía.

También considero que la ambientación está muy bien lograda. El espacio para las descripciones está muy limitado pero bien usado, con pequeñas pinceladas que se nutren más de la presencia de unos u otros personajes que del paisaje en sí. Son más bien los momentos y las diferentes escenas que suceden lo que crea ese aire de violencia, de tensión dura y frágil a punto de quebrarse, de misticismo y misterio cuando es conveniente. Carmen Moreno sabe usar bien las herramientas que tiene en su mano y se desenvuelve sin problemas tanto en tramos líricos como en otros más cruentos y llenos de acción, pasando por los retazos del diario de Jesse, que prácticamente dejan sin aliento. Y todo ello muy bien hilado.

En resumen, Mala Sangre me ha parecido una novela muy correcta en su fondo y en parte de su forma. Es una lástima que la falta de revisión del texto (comas y primeras personas que se cuelan donde no deben) haga que el resultado final de la novela no sea el que merezca (lo bueno es que la 1ª edición se ha agotado y la 2ª irá con muchas correcciones y extras, ¡bien!). El tratamiento de los personajes me ha parecido muy bueno y el de los temas —profundos y en actitud de denuncia—, excelente. Sin embargo, quizá el hecho de esperarme otra cosa, que el género no me atraiga mucho o que el tema de las muertes misteriosas me haya parecido bastante predecible desde el principio, ha hecho que en mi caso no pueda decir que me haya gustado (tampoco ha ayudado cierta escena de violación, por mucho que entienda su propósito). No obstante, considero que eso es una opinión muy personal. Hay novelas que, simplemente, no son para mí, y de vez en cuando doy con una de ellas. Pero animo a cualquiera que vaya con una mejor predisposición y a cualquier amante del western a darle una oportunidad, pues creo que tiene calidad de sobra para que merezca la pena introducirse entre sus páginas.


Título: Mala sangre
Autora: Carmen Moreno
Editorial: Apache Libros
Encuadernación: Tapa blanda
Año de publicación: 2017
Nº páginas: 248
Precio: 16,95€





Dalayn
Lectora por vocación. Arquitecta por amor al arte. Soñadora de mundos y hacedora de historias. Escribo porque me hace feliz.

4 comentarios:

  1. coincido contigo en muchos puntos, muy buena narración y personajes interesantes pero sin el miedo que esperaba pasar, aun así ha sido una lectura buena y entretenida

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, yo creo que es una buena novela, solo que no es del tipo que disfruto, pero eso no es culpa de la escritora ni de nadie XD Gracias por pasarte ^^

      Eliminar
  2. Hola :) Pues interesante propuesta la verdad, creo que la podría disfrutar. Una pena esos errores ortográficos, esperemos que los solucionen en esa segunda edición :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Al parecer eso van a hacer, o eso leí en el twitter de la editorial. Creo que te gustaría :)

      Eliminar

Os agradezco cualquier opinión, sugerencia o crítica que queráis dejar en los comentarios. Eso sí, los comentarios con carácter ofensivo, xenófobo, homófobo, etc. y cargados de spam se eliminarán.