Blog de literatura fantástica

lunes, 18 de diciembre de 2017

Feminismo y anarquismo, de Emma Goldman



Hace una semanas, Lola Robles (que para quien no lo sepa, es mi autora adoptada) me propuso acompañarla junto a Kika Fumero en la presentación de Feminismo y anarquismo que iba a hacer en Barcelona. Entre que es mi hija adoptiva y que había prologado esta selección de artículos de Emma Goldman, no podía negarme.

Yo no conocía a Emma Goldman ni había leído teoría feminista más allá de hilos de twitter, así que también era una oportunidad de empezar con ello y conocer el pensamiento de una mujer que había vivido tiempos interesantes un siglo atrás.

Antes de nada, adelanto que esta no va a ser una reseña al uso. No voy a adentrarme en el pensamiento de Goldman (para eso ya están el excelente prólogo de Robles y la introducción de Bruna Bianchi) más allá que para hacer notar algunos aspectos que me han llamado la atención. Lo que me gustaría contar es, sobre todo, las reflexiones que he extraído tras la lectura.

Para empezar diré que la biografía de la anarcofeminista me pareció de lo más interesante. Goldman huyó de un padre que constituía la esencia de lo patriarcal a otro país, trabajó en una fábrica, exigió sus derechos como trabajadora, fue autodidacta, estuvo en prisión y llegó a ser considerada la mujer más peligrosa de EEUU. Era una mujer pasional, en su vida y en sus escritos, así lo deja traslucir la traducción de Esther Peñas. Ansiaba inspirar con sus palabras y sus actos y no temía ofender a los detractores de su persona y el anarquismo. Hablaba (y escribía) para aquellos que quisieran escucharla, con vehemencia y decisión, con un discurso coherente.



Eso me hizo pensar en esa expresión tibia del feminismo que muchas veces nos impregna (me incluyo), con un verdadero apego a lo políticamente correcto, intentando que nadie se sienta insultado. Quizá tenemos que pensar más a quiénes nos importa o no ofender y elaborar el discurso a partir de eso (porque ofender, lamentablemente, siempre vamos a ofender a alguien). Cuando Goldman habla del anarquismo, no le importa llamar ignorantes a aquellos que prejuzgan sin interesarse realmente por en qué consiste el movimiento, porque no les está hablando a ellos. Su público es otro; uno que quiere, como mínimo, escuchar y entender, aunque luego no comparta su visión.

Hace unos días apareció un artículo en el que Ursula K. Le Guin llamaba a los escritores de fantasía y ciencia ficción a escribir alternativas al capitalismo. Parecía providencial que hubiera aparecido justo después de haber acabado este compendio de ensayos, puesto que la propia Le Guin había imaginado una sociedad anarquista en Los desposeídos (novela que tengo pendiente, por cierto, y que ahora tengo aún más ganas, si cabe, de leer). Para los que nunca nos habíamos interesado más allá de los rumores por este movimiento, Goldman da unas pautas que nos hacen cuestionar los pilares sobre los que se asienta la sociedad. ¿Y si no existiera la propiedad? ¿Y si no existiera el Estado? ¿Y si no existiera la institución del matrimonio? ¿Qué supone realmente la libertad? No digo que de repente tengamos que incluir el anarquismo en cualquier cosa, pero como escritora de género me parece interesante que se cuestione prácticamente todo lo que damos por sentado en nuestra vida.

Más allá de eso, me fascinó el optimismo y la confianza en la bondad del ser humano que supone ser anarquista. Si validamos este axioma, el sistema se sostiene y es realizable. Pero, desde luego, conllevaría una deconstrucción completa de lo que somos y creemos. Si vemos lejos el final del patriarcado, el final de una sociedad sustentada en la jerarquía vertical y en la posesión parece aún más lejano. Sin embargo, hasta yo, que me considero bastante pesimista, he de reconocer que sin un poco de optimismo no se puede ser feminista. Que si por creer que la meta es inalcanzable nos quedamos de brazos cruzados, nunca estará más cerca. Y que, desde luego, si queremos algo, el cambio debe comenzar por nosotras mismas, puesto que nadie nos lo va a regalar.



El hecho de que Goldman sea más dura con las mujeres creo que responde al hecho de que su feminismo se basaba en sus convicciones anarquistas, más que en una revisión del patriarcado como haríamos hoy en día. Por ello las responsabiliza de su propia opresión, sin tener en cuenta que los hombres también deben ceder en su privilegio para participar del cambio. Aun así, no deja de ser cierto que la mujer debe creer en su libertad para acceder a ella, aunque el camino para desalienarse no debería pasar por un ataque tan directo.

Una de las cosas bonitas de este libro es que invita a ser crítico. No sé si lo recomendaría para alguien no iniciado en el feminismo, aunque es un buen antídoto para los que creen en el veneno de un feminismo único. Hay corrientes muy diversas en el movimiento y no tenemos por qué estar de acuerdo con todo lo que alguien piense. Y, si hay algo esencial, es ese continuo crecimiento del que Goldman hace gala, de estar en constante evolución.

Como a muchos otros, a Goldman hay que leerla en su contexto para entender su pensamiento, sobre todo algunas de las partes más polémicas, pero también para maravillarnos por la actualidad que tienen muchas de sus opiniones, que siguen a debate hoy día.

Si tenéis curiosidad, os dejo un par de listas de libros feministas, la mía y la de Carbaes. Y si tenéis más sugerencias, podéis dejármelas en los comentarios y las añadiré.



Título: Feminismo y anarquismo
Autora: Emma Goldman
Traductora: Esther Peñas
Editorial: Enclave de libros
Encuadernación: Tapa blanda con solapas
Año de publicación: 2017
Nº páginas: 231
Precio: 12,00





Dalayn
Lectora por vocación. Arquitecta por amor al arte. Soñadora de mundos y hacedora de historias. Escribo porque me hace feliz.

2 comentarios:

  1. Muy interesante la reseña, no reseña. Las ideas me parecen interesantes, sobre todo esa parte crítica. Le echo un ojo a vuestras listas :)

    ResponderEliminar

Os agradezco cualquier opinión, sugerencia o crítica que queráis dejar en los comentarios. Eso sí, aquellos con carácter ofensivo, xenófobo, homófobo, etc. y cargados de spam se eliminarán.

Al comentar aceptas conocer y estar de acuerdo con la política de privacidad (https://masqueveneno.blogspot.com.es/p/politica-de-privacidad_28.html) y la de Blogger.

Lo más leído

Largartijillas