Blog de literatura fantástica

jueves, 1 de marzo de 2018

~Ficción Corta~ #Capítulo 4

Pasa más tiempo del que me gustaría entre los apartados de ficción corta, a ver si este año consigo ser un poco más constante. Mientras tanto, hoy toca 100% ciencia ficción, de corte muy diverso, a veces con un toque de fantasía y 100% español. ¿Os gusta el viaje?



Cuentos del mañana para ayer, de Begoña Pérez Ruiz

Hace algún tiempo comenté en twitter que se puede aprender a escribir, pero no a transmitir emociones. Que, si un escritor está vacío, sus obras lo estarán igualmente. Begoña Pérez Ruiz demuestra con cada uno de los relatos que componen Cuentos del mañana para ayer que está llena de sentimientos, ideas e imaginación. 11 historias con universos diferentes, mundos diversos y acercamientos al terror cósmico. Algunas divertidas, otras reflexivas, pero todas demuestran lo que Pal dice en el prólogo: no hay duda de la pasión que le ha puesto su autora a cada una de ellas.

Creo que la autora gana en los relatos más largos, donde más se puede explayar con los personajes y sus motivaciones. Eso se nota sobre todo en historias como Los interventores o Único, quizá también porque son fragmentos de universos mucho más explorados y trabajados. Con El flautista, por ejemplo, aunque me atrae mucho el acercamiento al cuento clásico, creo que le ha faltado algo de longitud para desarrollarse como merecía. 29 de febrero me ha gustado por su sencillez: para alguien que nunca ha leído nada lovecraftiano, es una buena manera de empezar, tiene su punto inquietante aunque entra dentro de lo previsible. El peor restaurantes del universo y Los poderosos, aunque más breves, tienen una parte de crítica social que me encanta. El resto son microcuentos de poco más de una página que aluden más a una anécdota o un pensamiento.

Aunque le falta una revisión a la puntuación de los diálogos y un poco de pulido, me fascina el extenso vocabulario que utiliza Begoña y cómo lo utiliza. Se nota que es una persona que ha leído mucho y que le encanta hacerlo, que ama imaginar y escribir, y toda esa experiencia está impregnada en estos relatos.


La belleza del Uróboros, de Javier Castañeda de la Torre

Esta es una novela corta difícil de reseñar. De hecho, fue una pena que no pudiera participar en el chat de los Diseccionadores de novelas, porque habría sido muy ilustrativo. Esta es una historia que habla de paradojas, del pasado que se entremezcla en el futuro y viceversa, de mensajes confusos y la inevitabilidad del destino. También es una obra que habla de obsesiones y la destrucción de la familia. Y, sin duda, es una novela que habla de grados de realidad y ficción, que se superponen y se entretejen hasta que no sabemos distinguirlos.

La belleza del Uróboros es exigente con el lector, tiene varias capas que deben ser tenidas en cuenta y ya no es que requiera, es que exige una relectura como parte de la propia historia (y del Uróboros).

Aunque tiene un estilo sencillo y directo, el contenido es denso. Todo comienza cuando Eloy recibe un misterioso telegrama que le recuerda un pasado que siempre ha querido olvidar: por qué su padre asesinó a un grupo de estudiantes muchos años atrás. El miedo a que la historia se repita lo empujará a buscar soluciones hasta salir de la realidad que envuelve a su familia. El estudio de las paradojas lo absorberá y pondrá nuestro mundo del revés, si es que conseguimos hallar cuál era el derecho.

La clave está en desentrañar esas capas superpuestas, la ficción, la metaficción, la realidad y darle un sentido a todo. La respuesta para salir del bucle puede estar dentro de la propia novela, o quizá no. Es cierto que hay escenas que pasan muy rápido, que la escena de sexo no es muy convincente o que no me terminé de creer que alguien pueda pasar dos meses leyendo un libro con sobrecubierta sin quitarla (yo soy incapaz), pero no es eso lo importante. Lo es entender la filosofía que se esconde tras las páginas de esta obra.

Me resulta muy interesante haber encontrado algo que certificaría que no podría haber escrito nadie más que Javier Castañeda, que solo él tiene las respuestas a las paradojas que se plantean. O quizá no.



Despertares, de Felicidad Martínez

Qué delicia es darle a la mente una tacita de Felicidad Martínez de vez en cuando. Por su estilo cuidado, la naturalidad de los diálogos y la fluidez de la narración, incluso cuando nos encontramos con conceptos que no acabamos de entender. Martínez recrea una sociedad donde la ciencia se trata de forma religiosa, hasta el punto en que, dependiendo del enfoque con que se trate un tema determinado, el filósofo de turno (lo que vendría siendo un sacerdote) puede llegar a dar dos mensajes completamente contrarios. Es esa ironía evidente junto al resto de elementos científico-fantásticos (por llamarlos de alguna manera) que se incluyen lo que más fascina de la historia.

Sin dejar de lado a Colline o Rampante, dos personajes que se desarrollan en tramas muy dispares. La primera es una niña que por algún motivo rompe las leyes de la lógica, mientras el segundo es un ser pensante del que desconocemos no sólo su especie sino su papel en la historia. La autora va desarrollando poco a poco los misterios que los envuelven a ambos, generando un punto de unión de lo más interesante.

Sería injusto comparar esta novela corta con alguna de las de La mirada extraña, pues estamos en un escenario y con unas intenciones completamente diferentes. Pero es, sin duda, una historia muy recomendable y, si a alguien le da miedo comenzar con la antología ganadora del Ignotus 2017, una muy buena opción para acercarse a la obra de Felicidad Martínez.

Dalayn
Lectora por vocación. Arquitecta por amor al arte. Soñadora de mundos y hacedora de historias. Escribo porque me hace feliz.
Share:

2 comentarios:

  1. Pensé que te había comentado esta entrada, menos mal que reviso el feed (aunque cada vez menos, no time).

    El libro de Begoña tiene un par de historias que me encantarón. Tanto la de los Único y Los interventores son muy buenas. Me diverti mucho con El peor restaurantes del universo y su halo crítico.

    Tengo el de Javier en pendientes. Es de los de próxima compra en Cerbero. Y es que como sabes, la metaficción me pirra. Y parecido con Despertares. Tengo la novelita corta en el kindle a la espera para leer a Felicidad por primera vez.

    Un abrazo :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues son muy ágiles de leer, seguro que te gustan :) Yo el feed lo llevo fatal, de vez en cuando me da el venazo y me reviso un blog entero y comento xD

      Eliminar

Os agradezco cualquier opinión, sugerencia o crítica que queráis dejar en los comentarios. Eso sí, los comentarios con carácter ofensivo, xenófobo, homófobo, etc. y cargados de spam se eliminarán.

Lo más leído

Largartijillas

¿Qué estoy leyendo?