miércoles, 17 de febrero de 2016

Cartas de amor a los muertos: Lectura Conjunta


Queridas lagartijillas:

Ayer empecé a leer Cartas de amor a los muertos, de Ava Dellaira y editado por Nocturna Ediciones. Sé que no entraba en mis propósitospara 2016, pero lo cierto es que había oído hablar muy bien de él y sentía bastante curiosidad. Además de que llevaba mucho tiempo sin leer juvenil (hasta Sueños de Piedra, que reseñé aquí hace unos meses), creo que es la primera vez que ese «juvenil» no tiene «fantasía» pegado al lado. Así que lo he cogido con muchas ganas.

He empezado a leerlo ahora porque la revista online de literatura juvenil La Avenida de los Libros ha organizado una lectura conjunta que empezó el pasado 13 de febrero y que se prolongará hasta el día 28 (si queréis saber más, encontraréis la información en el nº 5de la revista). Y aunque iré comentando cosas en twitter con el hashtag #LCAvenidaCartas quiero recopilar mis impresiones aquí conforme lo vaya leyendo. Además, soy una fanática de las citas y estoy apuntando muchísimas, así que también publicaré mis favoritas.

Antes de comenzar, os dejo la sinopsis:

«Hay ciertas cosas que no puedo contar a nadie, excepto a la gente que ya no está aquí».

Todo comienza con un trabajo de Lengua: escribirle una carta a alguien que haya muerto.

Laurel escoge a Kurt Cobain porque su hermana lo adoraba. Y porque él murió joven, como ella. En poco tiempo tiene un cuaderno lleno de cartas a Judy Garland, Amy Winehouse, Heath Ledger y muchos otros. Sin embargo, no se las entrega a su profesora. Les escribe sobre el comienzo del instituto, sus nuevas amistades, su primer amor y sobre cómo está aprendiendo a vivir ahora que su familia se ha roto.

Y sobre lo que ocurrió cuando su hermana aún estaba viva.

Y ahora, mis comentarios (contienen spoilers hasta la página que se indica):


»Página 88

Primero he de decir que me encantan las ediciones de Nocturna. El papel, la tipografía, la encuadernación… El olor también, pero eso suele ocurrir en los libros nuevos en general.

En segundo lugar, la sinopsis da para una página. En la segunda ya se entrevé mucho más de lo que dice la sinopsis. La fragilidad, la inocencia y el dolor de la protagonista por la muerte de su hermana te sumergen en la historia desde el principio. Hay una conexión directa con sus miedos y sus recuerdos.

El planteamiento en un principio es sencillo, pero hay muchos personajes detrás de Laurel. Sus padres, sus amigos y sobre todo, su hermana. Todos tienen mucho que decir a través de estas cartas. Mayormente me ha sorprendido la amistad que establece con Natalie y Hannah. De antemano parece que no terminan de encajar y que Laurel se esfuerza para no quedarse sola y aislada y busca parecerse a su hermana.

En realidad esta faceta de la protagonista la menciona ella misma: «me cuesta ser yo misma porque no acabo de tener claro quién soy» (pág. 9). Creo que es una de las cosas que más me llaman la atención porque en estas primeras páginas no vemos a Laurel prácticamente. Parece estar buscando su lugar en el mundo después de que May, a la cual parecía reducirse su universo, muriera. Sobre todo me ha dado esa sensación después del episodio en que se encuentra a Janey, su mejor amiga antes de empezar la secundaria, a la que poco a poco va olvidando cuando empieza a salir con su hermana mayor.

Más allá de la historia me gustan mucho las reflexiones que hace sobre los famosos a los que escribe las cartas o sobre la vida en general. Creo que una de las maravillas que hace que desde el primer momento te llegue la novela es esa cercanía y la capacidad de empatizar con el lector aunque este no haya vivido esas situaciones, incluso aunque no comparta su manera de actuar. Como he dicho al principio, que hay algo roto en Laurel se transmite desde que comienzas a leer y quizá es ese instinto de protección al débil lo que más acaba uniéndote a ella. Y también la manera en que te llegan sus emociones.

Por último, no me he fijado mucho, pero creo que las cartas dirigidas a Kurt Cobain son las que más me gustan, no sé si porque de manera intencionada o no, al ser el cantante favorito de May, cuentan episodios más profundos. O quizá sea solo una impresión mía.


»Pag. 213

Maravillada estoy con la primera carta a John Keats. Es uno de los fragmentos más íntimos y profundos hasta ahora y es absolutamente preciosa su reflexión sobre la verdad y la belleza. La última parte de la carta es para citarla entera.

Es significativo que luego Laurel aluda al mismo poema para su propósito de año nuevo, cuando aparte de tener una verdad que la asusta, también tiene una que prefiere ignorar: May no era perfecta. Esta revelación que hace el propio Sky no me extrañó nada. ¿Desde el principio no habéis tenido un poco esa sensación? No digo que fuera mala (su manera de hacer que sus padres no discutieran, las historias que le contaba a Laurel… son acciones muy bonitas), pero se percibe un cambio cuando empieza a ir al instituto (que supongo que en el mundo anglosajón es High School). No puedo decir exactamente en qué fallaba May porque la propia subjetividad de Laurel lo oculta, y al fin y al cabo escaparse de casa por las noches y saltarse clases tampoco es que sea muy malo (puedo entender que a esas edades quieres saltarte las limitaciones que te imponen tus padres, aunque las maneras pueden ser discutibles).

Lo que me repatea mucho es cuánto se dejó absorber nuestra protagonista por su hermana, la manera que la idolatraba resultaba hasta tóxica. De hecho, hay un momento que dice: «Yo nunca invitaba a mis amigos porque prefería formar parte del mundo de mi hermana». Por si había pocas dudas de lo absorbida que estaba Laurel. Y sin embargo, a pesar de este hecho que te hace tener ganas de patearle el culo, no es un personaje que puedas odiar. Porque uno se puede sentir tan perdido como ella aunque sea por motivos distintos.

Al final, todos los personajes más principales están rotos por unas cosas u otras. Y aunque creas que algunos no deberían estarlo, que tenían otras opciones, acabas acordándote de sus propias heridas y no puedes evitar sentirte cercano a ellos.


»Pag. 279

Odio a May. Se venía fraguando pero ahora es real. Bueno, quizá no tanto porque aún quedan rastros de la versión edulcorada que Laurel lleva vendiendo todo el libro. Pero lo cierto es que la historia te deja con una sensación de impotencia increíble. Te deja con ganas de decirle cuatro cosas a Laurel para que espabile, para que huya, para que salga de ese capullo que se ha creado. Con ganas de salvarla.

Es curioso, pero creo que es el primer libro que leo en el que tengo esos sentimientos para con el protagonista. Ya no solo por los distintos episodios traumáticos (y con razón) por los que pasa, sino porque Laurel en sí no es capaz de ver que realmente es alguien. Sky lo ve pero ella no. Y es muy pero que muy frustrante y muy duro asistir a la destrucción de una persona sin poder hacer nada. En ese sentido, me siento muy en sintonía con Sky.

Lo que me inquieta, y mucho, es que no haya nombrado nadie aún la posibilidad de ir al psicólogo, porque como mínimo Hannah, Laurel y su madre lo necesitan. Pero urgente. Yo creía que en EEUU estaba más extendido lo del psicólogo pero ya veo que no tanto.

Me queda nada para acabar y estoy deseando llegar al final.


»Pág. 350 (y fun y pin)

Es un alivio infinito ver cómo Laurel abre los ojos cuando habla con Sky y se da cuenta de que intentar ser lo que su hermana quería ser no era la solución. Como tampoco lo era guardarse lo que la estaba comiendo por dentro. En unas pocas páginas sientes su propia liberación, sus ganas de arreglar las cosas y ser ella misma y es como si toda la tensión fuera desapareciendo paulatinamente.

Las últimas páginas se me han pasado en un suspiro, entre otras cosas porque Laurel y sus amigos ya tienen las claves de la resolución en su cabeza: solo les falta un pequeño empujón para atreverse a dar el paso.

Me han maravillado todas las reflexiones de nuestra protagonista. Aunque de base ya hay una extrapolación inmediata, creo que el hecho de que la historia se narre a través de cartas ayuda aún más a transmitir el mensaje que quiere dar la novela. Si me hubiera puesto a poner post-its en el libro tendría que haber comprado dos paquetes como mínimo. Hay pensamientos que aunque son obvios muchas veces nosotros mismos nos los ocultamos y la autora ha sabido dejarlos caer con naturalidad y una sencillez que cala hondo.

Es muy importante la idea de que los problemas de cada uno son distintos, pero que todos los tenemos. Muchas veces estamos tan concentrados en los nuestros que no vemos los de los demás y otras menospreciamos los ajenos como si los nuestros fueran una gran tragedia. Al final eso es lo que te hace conectar no solo con Laurel, sino también con Hannah, Natalie, Sky, aunque sus problemas queden más desfigurados. Y no, al final no odio a May. Todos en algún momento nos hemos sentido perdidos, sobre todo en la adolescencia, y May es un claro ejemplo de cuánto te puedes destruir si no te sabes encontrar o no te apoyas en nadie. Ya no porque acabe muerta: hay gente que sigue perdida muchos años después porque acumula una serie de errores que no le permiten encontrarse. Incluso ni los que aparentemente van por el buen camino pueden asegurar que así sea. La vida está llena de dudas y miedos y ser valiente es ser capaz de afrontarlos.

Además, la playlist del final es genial, a pesar de que en general no es el estilo de música que más me atrae ya la he escuchado un par de veces. La tenéis aquí.

¡Y eso es todo! Espero asistir al HangOut que organice La Avenida de los libros al terminar la lectura conjunta y me encantaría comentar con quien fuera el libro, por aquí o por twitter. Podéis encontrarme como @dalayn o tuitear con el hashtag #LCAvenidaCartas.

Atentamente,
Dalayn

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Os agradezco cualquier opinión, sugerencia o crítica que queráis dejar en los comentarios. Eso sí, los comentarios con carácter ofensivo, xenófobo, homófobo, etc. y cargados de spam se eliminarán.