jueves, 14 de abril de 2016

~Canción de Hielo y Fuego~ Doce escenas para ilustrar (Parte II)


¡Hola! Os traigo la segunda parte de las escenas para ilustrar de Canción de Hielo y Fuego (la primera parte la podéis leer aquí). He dejado una encuesta al final de esta entrada para que votéis por vuestra favorita y elijáis las que habéis echado en falta (¡de los libros, no de la serie!). Espero que disfrutéis tanto como yo recordando estos momentos clave de Canción. ¡Allá van!

VII. La Puerta de la Luna

La Puerta de la Luna es una puerta de arciano enmarcada por dos columnas y con una luna creciente tallada en la madera. Está en una de las paredes de la Sala Alta de Nido de Águilas, cerrada con tres trancas de bronce y, más allá, 600 pies de caída libre hasta el fondo del valle.

Ante ella asistimos al "casi" juicio de Tyrion cuando Catelyn lo lleva como prisionero ante  su hermana Lysa. Y digo casi porque al final Tyrion pide un juicio por combate (parece que le gustan) y éste acaba realizándose días después en los jardines del castillo. Pero sin duda el momento clave de este escenario es el instante en que Petyr (a.k.a. Meñique) empuja levemente a Lysa y ella desaparece tras la puerta sin emitir ningún sonido.

A esas alturas de la historia creo que todos andamos un poco hartos de Lysa Tully y su locura/obsesión con Meñique. Pero además en esa escena roza la histeria, y todos nos sentimos un poco Petyr (a pesar de que aún no sabemos muy bien por dónde coger al personaje) cuando la hace precipitarse hacia el abismo. Y es que de no haber aparecido a saber cómo hubiera acabado Sansa, que llevaba un buen rato aguantando la pataleta de su tía porque Meñique la había besado y se había visto arrastrada hasta el borde de la Puerta. Al fin y al cabo, nos caiga bien o mal Sansa, sigue siendo una niña y la última de los Stark (o al menos, la última que está en disposición de reclamar Invernalia).

No obstante, más allá de nuestros sentimientos por los personajes, Lysa hace unas revelaciones bastante interesantes: que fue ella la que hizo que Petyr llegara a la corte de Desembarco del Rey; que fue ella la que envenenó a Jon Arryn y culpó a los Lannister por orden de Petyr; que se quedó embarazada de Meñique y la hicieron abortar cuando ni siquiera estaba comprometida. Todo eso, más el peligro inminente que corre Sansa debido a la locura de su tía, nos meten en un clima de tensión que se esfuma en unas pocas líneas cuando Lysa cae por la Puerta y Meñique acusa a Marillion de su muerte (Marillion, el bardo, sale también en Juego de tronos acompañando a Catelyn desde la posada en la que arresta a Tyrion hasta Nido de Águilas). Y solo nos queda en la mente una inquietante pregunta cuando acaba el capítulo: ¿qué pasará ahora con Sansa?

La Puerta de la Luna y un hombre condenado según Thomas Denmark


VIII. Oberyn y la Montaña

«Elia, princesa de Dorne.
La violaste.
La asesinaste.
Mataste a sus hijos».

Si no se os pusieron los pelos de punta cuando Oberyn empezó la letanía por su hermana asesinada es que no tenéis sangre en las venas. Si no se os encogió el estómago cuando el cráneo de la Víbora crujió bajo el puño de Gregor Clegane es que sois un témpano de hielo.

Ya estábamos deseando que llegara ese momento después de que Tyrion pidiera un juicio por combate. La Víbora Roja se había hecho un huequecito en nuestro corazón por sus afilados comentarios y su odio latente hacia los Lannister, pero sobre todo hacia la Montaña que Cabalga. Lo que no esperábamos es que quisiera convertir el combate en un juicio por la muerte de Elia Martell.

La tensión estaba a flor de piel; sin embargo tras estas amenazas llega a un clímax total entre los mandoblazos de Ser Gregor y el baile de Oberyn. Martin nos permite disfrutar de un instante de alegría cuando la Víbora Roja hunde su lanza en la axila de la Montaña, en la corva, y finalmente lo clava al suelo. Para luego arrebatárnosla cruelmente cuando Ser Gregor lo agarra, lo tira sobre el pavimento, le saca los ojos, le rompe los dientes y con un solo puñetazo le revienta la cabeza mientras confiesa los crímenes hacia su hermana. Un pobre consuelo para una escena tan estremecedora. Sobre todo porque un poco más lejos, el que siente cómo le arrebatan la vida es Tyrion Lannister, que con la muerte de Oberyn queda firmada también su propia sentencia de muerte.

Independientemente del resultado de la contienda, en sí misma creo que está muy bien descrita. Martin es muy visual a la hora de narrar (supongo que en parte por culpa de su carrera de guionista), y eso en una lucha, ya sea una batalla o un combate individual, a caballo o cuerpo a cuerpo, es de gran ayuda. Estas escenas corren el peligro de ser un poco caóticas, pero George las describe de forma clara y concisa y eso hace que lo visualicemos todo muy bien conforme vamos leyendo sin perder la tensión que ha fraguado.

Si atendemos además al resultado, nos hallamos además con uno de esos momentos trascendentales que no esperábamos y que vuelven a cambiarlo todo. Tyrion es juzgado culpable de la muerte de Joffrey al perder el juicio por combate. Tyrion, uno de los personajes favoritos de los lectores (y del propio escritor). Ninguno queremos que muera, claro está, ¿pero cómo se va a librar de esta? Y por otro lado, el segundo príncipe de Dorne ha muerto. Pero eso sí, ha conseguido hacer confesar al asesino de su hermana. Dorne debería actuar, sobre todo teniendo a Myrcella (hija de Cersei) en su poder. Pero los dornienses son todo un misterio.

Así que aunque tengas que soltar el libro y darte una vuelta para quitarte el nudo que se te ha quedado en la garganta cuando acaba el capítulo, Martin nos da muchas razones más para seguir leyendo


Oberyn vs la Montaña según Magali Villeneuve

IX. Daenerys montando a Drogon

Creo que muchos coincidiremos en que es la escena más épica de Canción de Hielo y Fuego hasta el momento. La protagonista de la "portada spoiler"  no lo es tanto si tenemos en cuenta que es un momento que llevamos esperando desde que se abrieron los huevos de dragón (quizá incluso antes, cuando sospechábamos que esos huevos no estaban tan fosilizados como decían).

Tras la boda entre Dany y Hizdahr zo Loraq van a las arenas de Meereen a ver algunos espectáculos, como el que representan la enana Penny y Tyrion montados en una cerda y un perro, o una luchadora contra un jabalí. Ésta última es herida y mientras se la llevan Dany hace amago de marcharse. Justo en ese momento aparece Drogon, que calcina a mujer y jabalí y se los come. Empiezan a atacarlo con espontones y Loraq ordena "la muerte de la bestia". Pero Daenerys va a hacia él para intentar calmarlo y evitar que lo maten. Drogon intenta defenderse con garras, dentelladas y fuego, y la Madre de Dragones, intentando doblegarlo, se lanza bajo las llamas haciendo restallar su látigo. Cuando el dragón por fin plega las alas y se tumba, Dany sube a su lomo para quitarle el espontón clavado y Drogon se eleva por los aires con ella montándolo.

Aunque todos esperábamos este momento, creo que no lo esperábamos tan pronto ni de esta manera. Sin embargo, Martin siempre nos sorprende, y sale de un ambiente un tanto complejo con esta pequeña gran sorpresa. Claro que esto complicará aún más las cosas a posteriori, aunque Daenerys vuelve a demostrar que el fuego no la quema, ni siquiera el de un dragón. Pero por una vez nos importa poco lo que pase después, porque esta escena es redonda en sí misma.

Daenerys montando a Drogon según Enrique Corominas

X. Bran y el verdevidente

El encuentro de Bran con el cuervo de tres ojos también es uno de los momentos que más ansiábamos los lectores que llegara, pero al contrario que el vuelo de Daenerys sobre Drogon, no resulta tan épico ni tan emocionante. Tampoco para el pequeño Brandon. Han sido muchos días (y muchos libros) de viaje en busca de un futuro incierto que ha acabado siéndolo aún más. Pero hallamos también nuevas interesantes que no nos esperábamos, como conocer a los Hijos del Bosque, que se creía que estaban extintos.

A pesar de la decepción que compartimos con Bran por no poder volver a andar (que había sido lo que lo había empujado a emprender aquel viaje), la imagen que nos describe Martin sí que es muy potente. Un hombre entrelazado con las raíces de un arciano de modo que no distinguimos dónde acaba el hombre y dónde empieza el árbol. Un hombre que un día fue Lord Cuervo de Sangre, hijo bastardo de Aegon IV el Indigno (si queréis saber más de él, os recomiendo estos artículos de El Caballero delÁrbol Sonriente). Encontrar que nos hallábamos ante Brynden Ríos creo que fue toda una sorpresa, ya que cualquiera lo daba por muerto (hay que tener en cuenta que en Danza de Dragones tendría cerca de los 130 años). Aunque no era todo lo que deseábamos para Bran, abre una perspectiva muy interesante a través de las visiones, y creo que muchos confiamos en que Brandon tenga mucho que decir en los próximos libros y no sea un mero observador.

Bran y el cuervo de tres ojos según Marc Simonetti

XI. La Boda Roja

Por supuesto, no podría faltar la que creo que es la escena más impactante de los cinco volúmenes que se han publicado. No solo por la crudeza que narra, el más fiel reflejo del juego de tronos que estructura las novelas, sino por todos los recursos que Martin emplea para que el lector se quede sin aliento y cuando acabe el capítulo tenga que cerrar el libro y decir «joder».

Los Stark han caído, el Norte ha caído, y se sabe que es un suceso que cambiará por completo el transcurrir de la historia. Igual que la muerte de Ned sirve de desencadenante para la Guerra de los Cinco Reyes, la Boda Roja cambia el escenario de todos los que no participaron en ella.

Sin embargo, eso no es todo. Martin hace gala de su experiencia como guionista para escenificarnos la Boda Roja como si de una película se tratara fotograma a fotograma. Catelyn se levanta en pos de Edwyn Frey. Y en ese momento empiezan a sonar Las lluvias de Castamere (cuya versión para la serie me encantó). Catelyn adivina la cota de malla bajo la seda del traje de Edwyn. Lo abofetea, la empuja; Robb se levanta y una flecha se le clava en el costado, otra en la pierna; cae. El Pequeño Jon lo cubre, sus acompañantes comienzan a caer a saetazos. Las lluvias de Castamere siguen sonando. Walder Frey está en su trono, observando cómo entran los norteños a terminar la carnicería que ha empezado unos instantes antes. Catelyn coge a Cascabel y amenaza al señor de Los Gemelos, pero un hombre con capa rosa atraviesa el corazón del Joven Lobo y ella hace lo propio con la garganta de su rehén. Y enloquece, rota por el dolor, hasta que es asesinada también.

El desarrollo de la secuencia es sumamente visual y creo que por eso también es tan impactante. Porque va mucho más allá del significado político y de la partida que se está jugando en el tablero de Poniente. No hay que olvidar la tensión extra que se añade al saber que Arya está a las puertas de los Gemelos, a punto de reencontrarse con la poca familia que le queda después de meses huyendo y escondiéndose. Y de repente todas esas esperanzas se quiebran en unas pocas páginas.

Pero lo que más me gusta recordar de esta escena es que Martin ya la escribió un poco antes, cuando Dany entra en la Casa de los Eternos en Qarth.

"Más adelante se tropezó con un festín de cadáveres. Los comensales, asesinados de las maneras más despiadadas, yacían tirados sobre las sillas volcadas y las mesas destrozadas, en medio de charcos de sangre coagulada. A algunos les faltaban miembros; a otros, la cabeza. Las manos cortadas agarraban copas ensangrentadas, cucharas de madera, trozos de ave asada o pedazos de pan. En un trono elevado había un hombre muerto con cabeza de lobo. Llevaba una corona de hierro y tenía en la mano una pierna de cordero, como si fuera el cetro de un rey. Sus ojos siguieron a Dany con una súplica muda."

La Boda Roja según nejna

XII. El Matarreyes

Una de las mejores cosas que tiene Canción son, sin ninguna duda, sus personajes. Todos, o casi todos al menos, están llenos de matices y grises. Los que parecen buenos cometen errores y los que parecen malos tienen aspiraciones nobles. Y además van evolucionando paulatinamente a lo largo de las páginas.

Jaime Lannister pasó a ser un personaje odiado a uno de los que caen bien, si no de los más queridos. Además de ofrecernos su punto de vista a partir de Tormenta de Espadas, lo cual te hace empatizar mucho más con el personaje que cuando tu opinión se forma a través de las opiniones del resto de individuos, experimenta un cambio notable a raíz del momento en que le cortan la mano derecha. El sufrimiento que padece, la compañía de Brienne, le hacen replantearse muchas cosas que antes daba por hechas.

El momento en que mató a Aerys II, el Rey Loco, se repite mucho en sus pensamientos, y no es de extrañar: el apodo de Matarreyes lo ha perseguido desde entonces, sobre todo para mal. Sin embargo, a través de su narración encontramos que esa escena es mucho más heroica de lo que  pensábamos (y de lo que el resto de personajes piensan). Aerys había llenado Desembarco del Rey de fuego valyrio con ayuda de los maestros piromantes y planeaba hacerla arder hasta los cimientos antes que dejársela a sus enemigos para que la conquistaran. Jaime, como Guardia Real que era, lo sabía, y por eso cuando Lord Tywin entró en la ciudad y Aerys lo envió a por su cabeza, Jaime mató a uno de los piromantes. Después degolló al rey a los pies del Trono de Hierro antes de que pudiera dar orden de prender fuego a la ciudad.

Jaime debería haberse convertido en ese momento en un héroe, al igual que debería haberlo hecho Tyrion en la batalla del Aguasnegras. Pero Ned Stark lo halló sentado en el Trono de Hierro con la espada manchada de sangre en las manos y lo tildó de traidor, y tras él todos los demás. Traidor por haber cumplido el juramento que lo obligaba a proteger al rey. Un hombre sin honor, un hombre en el que no se puede confiar. Con 17 años.

Por supuesto, esta situación no sólo lo marca a él. También supone el final de la dinastía Targaryen como reyes de Poniente y el ascenso al trono de Robert Barathen, acabándose también la Rebelión. Así que es una escena importante en muchos sentidos, pero a mí sobre todo me gusta por la dualidad que presenta dependiendo de quién la cuente, y porque no podía faltar el Trono de Hierro en una selección así.


Jaime Lannister y Aerys II según Michael Komarck

¡Y ya están las doce! Y con eso tenemos a Jon, Arya, Ned, Sansa, Cersei, Joffrey, Varys, Melisandre, Stannis, Davos, Rhaegar, Robert, Tyrion, Samwell, Meñique, Lysa, Oberyn, Gregor Clegane, Daenerys, Drogon, Bran, el cuervo de tres ojos, Catelyn, Robb, Walder Frey, Roose Bolton, Jaime, Aerys II y el Trono de Hierro. Un espectro bastante amplio de personajes que creo que resume bien la esencia de esta saga y uno de sus aspectos fundamentales: todos los personajes con cierta relevancia tienen su momento. Las tramas se intrincan unas con otras poco a poco aunque en un principio parezcan independientes, pero todas acaban teniendo un momento de clímax donde hay en juego mucho más que el destino de los personajes implicados. Para mí es una de las cosas que más me atrapan de Canción, entre otras muchas cosas.

¡Espero que os hayan gustado las ilustraciones! Seguro que tendremos muchas más en los próximos años. Sé que me he dejado muchas escenas importantes con personajes también relevantes (sobre todo calamares). Así que os dejo una encuesta aquí abajo para que deis vuestra opinión y propongáis alguna otra que se me haya olvidado. Si son muchas, siempre tenéis los comentarios, por supuesto. En un mes o así daré los resultados que haya hasta el momento y haré una entradita con tres escenas extra, las tres que más votos hayan recibido. ¡Así que votad! (Pero sin trampas, ¿eh?). ¡Saludos a todos y hasta la próxima!


4 comentarios:

  1. Votado! En esta has nombrado casi las que dije en la otra entrada XD Un besin^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya XD Me hizo mucha gracia tu comentario porque ya tenía la entrada escrita ^^ Besos!

      Eliminar
  2. Jope, ya he vuelto a ponerme triste recordando la muerte de Oberyn =(
    Genial entrada, como siempre un disfrute leerla y rememorar viejas lecturas.

    ¡Nos leemos! ^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues releyéndomela pensé en hacer una entrada a conciencia porque tiene mucho para analizar. Me alegro que te haya gustado la entrada ^^ Besos!

      Eliminar

Os agradezco cualquier opinión, sugerencia o crítica que queráis dejar en los comentarios. Eso sí, los comentarios con carácter ofensivo, xenófobo, homófobo, etc. y cargados de spam se eliminarán.