martes, 12 de abril de 2016

~Reseña~ Donde los árboles cantan, o la fusión de los libros de caballerías con los cuentos de hadas


SINOPSIS
Viana, la única hija del duque de Rocagrís, está prometida al joven Robian de Castelmar desde que ambos eran niños. Los dos se aman y se casarán en primavera. Sin embargo, durante los festejos del solsticio de invierno, un arisco montaraz advierte al rey de Nortia y sus caballeros de la amenaza de los bárbaros de las estepas… y tanto Robian como el duque se ven obligados a marchar a la guerra. En tales circunstancias, una doncella como Viana no puede hacer otra cosa que esperar su regreso… y, tal vez, prestar atención a las leyendas que se cuentan sobre el Gran Bosque… el lugar donde los árboles cantan.

Donde los árboles cantan es un cuento en forma de novela que narra la transformación de una joven dama en una heroína que quiere liberar a su país de la tiranía de unos invasores bárbaros a toda costa. La historia está plagada de referencias a los libros de caballerías, guiños a tópicos del amor cortés y a los cuentos de hadas. Aunque la fantasía no es un elemento crucial en la historia, Laura sabe envolver la narración de un aura mágica gracias a las leyendas y los miedos sobre el Gran Bosque.

Es una historia sencilla, con pocos personajes y que destila mucha pureza e ingenuidad. Unas características que dan un buen asiento al comienzo de la novela pero que luego, para mi gusto, hace que se estanque debido a la escasa evolución de los personajes. Quizá haya sido eso lo que más me ha ido sacando de la lectura y que ha hecho que me costara mucho acabármelo.

Viana, la protagonista, es el personaje mejor dibujado. Hace un cambio a mi entender muy rápido al principio, pero a pesar de todas las cosas que le suceden su evolución se detiene y nos hallamos frente a un personaje predecible que comete siempre los mismos errores y que no podía resultarme creíble. Lobo, que también tiene gran peso en la trama, es el contrapunto adulto y cascarrabias. Tiene una gran historia detrás, y es una de las partes más destacables de la novela. Uri aparece ya a mitad del libro y aunque no tiene muchas facetas, es un personaje que enamora desde el principio. La forma en que se nos presenta y lo vamos conociendo es mágica y otro de los grandes atractivos de esta historia.


Los secundarios, por su parte, son personajes más bien planos en los que no se llega a profundizar. Algunos son diferenciables, como Dorea, Airic o Belicia. El más desarrollado es Robian, el prometido de Viana, pero me parece un personaje bastante desaprovechado.

Lamentablemente las referencias de las que mama la historia le otorgan también un gran defecto: la polaridad. No creo que una novela juvenil, por sencilla que sea, tenga que ser incompatible con unos personajes reales, llenos de grises, de matices. En cambio, nos encontramos con buenos y malos, y unos malos muy pero que muy arquetípicos.

El final, por otra parte, me ha dejado con sentimientos encontrados. La parte más directa me ha gustado y es muy bonita, en consonancia con esa pureza de la que hablaba al principio. Sin embargo creo que también asienta unos conceptos muy propios del amor cortés altamente discutibles.

En general creo que la novela tiene un buen planteamiento, pero no me ha gustado la manera en que se han tratado los personajes. Solo he conseguido empatizar con Lobo, lo cual me ponía bastante en contra de Viana, que es quien lleva la carga narrativa en todo momento. Eso ha hecho que la novela se me hiciera larga y la actitud de Viana poco creíble y algo pedante. Destacaría sobre todo la parte con más fantasía en su haber, muy bien transmitida. Genera un halo mágico alrededor de toda la historia que es lo que le da ese aire de cuento medieval. Pero el resto me ha parecido demasiado simple e infantil para mi gusto. Quizá sea una visión muy personal y es posible que quien haya contactado mejor con Viana haya disfrutado más de esta lectura, pero no puedo decir que haya sido mi caso.

4 comentarios:

  1. Coincido contigo en parte: Viana es un personaje harto insoportable a pesar de que prometía. Sinceramente el principio de la novela me dio un buen golpe, pues el primer capítulo me hizo tener una idea sobre cómo transcurriría la historia (el viaje para salvar al ser amado que ya se había visto en otros libros de Laura, como "La emperatriz de los etéreos) que se hizo pedazos al enfrentarse a una realidad muy cruda. Este libro fue mi reencuentro con Laura Gallego después de casi cinco años sin leer nada suyo, así que la escena de los matrimonios con los bárbaros me chocó, sobretodo por la no-reacción de Robian.

    El cambio de Viana fue rápido, pero quise achacarlo a las circunstancias: o cambiar o perecer. De hecho, no adaptarse es lo que causó la muerte de Belicia, una muerte que me dolió por lo impotente que me hizo sentir: esa pobre chica murió porque se mantuvo fiel a la educación que le habían dado y a lo que se esperaba de ella.

    Ahora bien, a mitad de novela Viana pierde fuelle, y eso me decepcionó. Podría haber sido un gran personaje femenino y acabó siendo el tópico de la mujer fuerte e independiente que viste como los hombres (con puntos Mary Sue, como la precisión con el arco).

    Sin embargo, la escena de los árboles me tocó, reconozco que lloré mientras lo leía, así que a pesar de sus muchos defectos no es un libro que me dejase indiferente. Me hizo reflexionar bastante, todo sea dicho.

    Ah, y tienes razón: lo mejor de la novela es Lobo sin ninguna duda ^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A lo que me refería con el cambio rápido es por ejemplo su precisión con el arco. En tres pocas semanas de entrenamiento dudo que puedas acertar a esa distancia a un objetivo en movimiento, por muy grande que éste sea.
      Lo de Belicia también me dolió, porque la pobre muchacha lo había pasado fatal y no pudo tener ni siquiera un instante de felicidad antes de morir. Y lo de los árboles es mi parte favorita.
      No creo que sea un libro que te deje indiferente, tiene aspectos positivos y cosas para reflexionar, pero al igual que en La emperatriz de los etéreos, no me ha conseguido atrapar como sí lo han hecho otros libros menos infantiles como Dos velas para el diablo o La leyenda del rey errante. Eso al final hace que el mensaje se diluya porque no consigues disfrutar de la historia.

      Eliminar
  2. Hola :) Yo no la he leído, pero Laura siempre capta mi atención, creo que por el revuelo que organiza cada libro suyo. Para una historia sencilla con mucho tópico de cuento de hadas y amor de la época, sencilla y con toques de magia. Eso si la escasa evolución y los arquetipos buenos / malos no me atraen nada (salvo que te llames Tolkien XD) Un besin^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que si estás un poco pendiente, en cuanto sale a la venta un libro de Laura es imposible no enterarse. Sin embargo en los middle-grade largos que he leído suyos (en realidad solo han sido La emperatriz de los etéreos y este) hay mucho arquetipo facilón que al final me acaban aburriendo. Aun así tiene sus cosas buenas, claro, pero yo al menos no disfruto tanto de la lectura.
      Gracias por pasarte ^^ Besos!

      Eliminar

Os agradezco cualquier opinión, sugerencia o crítica que queráis dejar en los comentarios. Eso sí, los comentarios con carácter ofensivo, xenófobo, homófobo, etc. y cargados de spam se eliminarán.