viernes, 30 de septiembre de 2016

~Videojuegos~ "Journey", o de la Belleza en Todas las Cosas


Puede que, a estas alturas, hablar de un juego estrenado en PS3 allá por el año 2012 pueda considerarse irrelevante, desfasado e incluso falto de originalidad (¿es que acaso me he quedado sin ideas? ¿Sin material sobre el que escribir?). Quede constancia de que, a pesar de que la semana pasada no pude (por circunstancias) publicar la crítica que tenía pensada, iba a escribir ésta para la presente. Sin embargo, y quizá a causa de la deriva del Destino, pasé a enfrentarme a una señora Obra de Arte que me vino con la suscripción a PS Plus del mes de septiembre.


Dicen que eso de las maquinitas no es sino un pudrecerebros más para limar la capacidad neuronal de los nuestros niños. Que el mata-mata es lo único que existe cuando encendemos la bicha aquella. Que toda la gente que dedica su valioso tiempo en jugar son unos haraganes descastados sin vida ni amor propio. Oh, y tóxico también, una fuente de cyberbullying difícil de frenar y fuera del control de los adultos serios y con trabajo fijo.

Journey parece que ha cogido todas las falsas concepciones sobre el mundo actual concerniente a los videojuegos y las ha recubierto de azúcar glass para después envolverlas en papel de regalo para que aquellos que pronuncian semejantes absurdeces se las coman con patatas. Journey agarra tu vida por el corazón y te obliga a replantearte cómo te relacionas con el mundo que te rodea con una sonrisa y una caricia suave. Journey es Paz. Journey es Amor.

Nada, aquí, esperando el autobús
Es posible que en mi vagabundeo personal por el desierto de Journey me lleve a detenerme en los oasis espoilerosos de su trama, así que avanzad con cuidado si evitarlos deseáis.

La premisa que presenta no puede ser más simple. Apareces en un desierto, y debes encaminarte a la cima de la montaña que se atisba en la lejanía. De hecho, tu peregrinaje no necesita de explicación alguna; ni una sola palabra se pronuncia en las pocas horas que dura el juego. Si deseas detenerte a comprender las profundidades del trasfondo, el juego te las proporciona en forma de paneles desbloqueables en cada nivel.

¿Y ahora, qué?
Los niveles presentan simples puzzles, y al acabarlos te presentan una escena que te introduce al siguiente nivel. Su duración es corta pero intensa. En apenas una tarde pueden completarse todos los niveles, aunque ofrece el componente rejugable suficiente para instarte a completarlo una segunda (o tercera) vez.

Wait a minute. ¿AHÍ ARRIBA?
Lo que más me sorprendió fue el aspecto multijugador. En cada nivel puede haber dos jugadores simultáneos, que pueden ayudarse mutuamente para poder terminar el nivel en menos tiempo. En cualquier otro juego, la aparición aleatoria de cualquier avatar controlado por una persona podría significar el inevitable «troleo» por los lols y demás estupideces. Sin embargo, las herramientas que Journey proporciona para la interacción imposibilitan ese tipo de comportamiento. Los peregrinos tienen más posibilidades de avanzar rápido con la ayuda del otro, y de hecho, el juego se siente mucho más completo cuando se completan los niveles en compañía de un desconocido con el mismo objetivo que tú. He llegado a sentir la necesidad de ayudar cuando he visto al otro jugador perdido, sin saber qué hacer.

Tiroriroriiiiii

Aun con todo lo que he dicho, es la belleza visual y auditiva de absolutamente todo lo que compone el juego lo que realmente te atrapa frente al televisor. Llegas incluso a sentir que caminas por la arena dorada, que el viento te empuja hacia atrás o que te deslizas por la pendiente de la duna.

Sencillamente, es una maravilla. Es todo a lo que nos referimos cuando decimos que los videojuegos pueden ser obras de arte. Tiene un alma que muchos otros juegos de presupuestos estratosféricos no pueden ni soñar a aspirar a tener. Y lo que es más, es un juego que no te deja indiferente, que aun con el paso de los días sigue ahí, acampado, recordándote el bellísimo final y los momentos que has pasado con tus compañeros de peregrinaje. Es la prueba de que puedes hacer mucho, muchísimo con apenas unas horas de vagar por el desierto de Journey.


A estas alturas, ¿debo confirmar que es un FUCK YES COMO EL DESIERTO DEL SAHARA? Es que ni lo voy a decir. Me siento ofendido ante la duda. Ea.



Charles D.
Filólogo, lingüista, lector irredimible y cinéfilo/seriéfilo empedernido. Digo muchas tonterías en Twitter (@OrdHum). También escribo si me dejo.

2 comentarios:

  1. Lo jugué esta navidad pasada y me enamoró completo. A mi y a todo el que había cerca, tiene una maravillosa historia contada sin palabras. Es difícil hablar de este juego, es esa arena mágica que se deshace, esa banda sonora, la posibilidad de ayudar a otros...

    Me parece estupendo que hables de este juego ahora, igual que se reseñan libros que no son novedades :)

    Me ha encantado leer tu opinión

    ¡Un saludete!!

    ResponderEliminar
  2. Es que es muy difícil que explicar sin que lo hayan jugado. La necesidad de ayudar al otro peregrino si le ves dando tumbos es algo que en ningún otro juego he visto.

    ResponderEliminar

Os agradezco cualquier opinión, sugerencia o crítica que queráis dejar en los comentarios. Eso sí, los comentarios con carácter ofensivo, xenófobo, homófobo, etc. y cargados de spam se eliminarán.