viernes, 16 de septiembre de 2016

~Cine~ Star Trek: Más Allá, o de las grandes franquicias que nunca mueren


Cuando un producto cultural ha adquirido la categoría sentimental de la que goza Star Trek, puede incluso permitirse de vez en cuando relajar la presión sobre lo que sus más acérrimos seguidores esperan ver de ella. Star Trek puede presumir de una muy longeva carrera recorrida en los corazones de todo niño desde los años 60. En su trayecto ha podido presentar la friolera de cinco series de televisión con actores reales y doce películas, sin contar con el amplísimo submundo que componen medios-satélites como los cómics, novelas, videojuegos, etcétera; y en un nivel más oscuro (por sus, ejem, libertades para con el producto original), la dimensión fanfic, en la que mejor no nos introducimos para salvaguardar nuestra cordura.


El caso es que Star Trek hace tiempo que salvó el bache en el que su archienemiga Star Wars se descalabró. Al contar con muchas más películas en su haber, cada una de calidad variable, el producto en cuestión no va a ser idealizado hasta el punto de una decepción de dimensiones astrales del tipo La Amenaza Fantasma. En cualquier caso, J.J. Abrams hizo un buen trabajo en su reboot de la franquicia, enlazando la línea temporal antigua con el aire fresco e innovador de una historia completamente nueva. Mantuvo el factor nostálgico de los fans mientras que abría las puertas del universo Star Trek para las nuevas generaciones.

Debo hablar claro, antes de continuar: aunque no me desagrada lo que he visto, no soy lo que podría considerarse un trekkie. Mi infancia estuvo más marcada por el estreno de las precuelas de Star Wars, y por tanto, no me metí valorar el universo de Roddenberry hasta que no estrenó Abrams su reboot. Sin embargo, como ya he dicho, me gusta, y cada vez que se estrenan las películas, ahí estoy y estaré para verlas en mi adorada sala de cine (lo mismo va por la serie de televisión que se nos aviene).

Como siempre, yo aviso para que no me acuséis de traición por la espalda. Va a haber espoilers. Así que avanzad a vuestra cuenta y riesgo.


No es lo que parece.

La premisa del filme es sencilla: la Enterprise acude a un planeta desde el que hay difícil comunicación con la Flota por una llamada de socorro. Las cosas salen mal y la nave acaba destruida (sorpresón, como en todas las anteriores), dejando a los tripulantes de la susodicha desperdigados. Deben reunirse y unir fuerzas para derrotar a Krall, cuyo odio hacia la Flota Estelar es sólo comparable a lo feo de su maquillaje (muy bien hecho, por cierto. Feo, pero bien hecho). Al final, y sin absolutamente ningún sobresalto, salvan el día y todo está como estaba.

Feo con ganas.

Quizá es el hecho de que el principal objetivo de la trama es el de mantener el status quo, o de que el nudo de la película esté dirigido por escenas dedicadas al desarrollo de personajes, o de que el villano no esté lo suficientemente desarrollado como para que ocupe el grueso del peligro al que se enfrentan, pero la película completa se siente como un capítulo especialmente largo de una serie ci-fi procedimental (es decir, la propia Star Trek). El listón de lo que está en juego, a mi parecer, no está lo suficientemente alto como para justificar una película con la trama propuesta, o simplemente el villano no está a la altura para hacer de Star Trek: Más Allá algo realmente memorable.

¿Qué coño hacemos aquí?

Sin embargo, tampoco soy capaz de decir que es mala. Está repleta de momentos de calidad, personajes nuevos con potencial para el futuro e incontables guiños tanto a las películas de nueva cronología como a la serie antigua que provocan lagrimones en fans y no fans por igual. La presencia del fallecido Nimoy está en cada fotograma, aunque quizá el recuerdo a Anton Yelchin está incluido demasiado de pasada. La acción es ciertamente buena (se nota la mano de Justin Lin), y visualmente es espectacular, como las anteriores.

¿Qué tiene esta gente con poner cosas detrás de las cabezas?

Y sin embargo, aún le falta un paso Más Allá (jo jo jo), algo que nos quite de encima la sensación de estar viendo un capítulo más sin mayor relevancia que la de “es entretenida”. Con todos sus problemas, éste no lo sufría En la Oscuridad, mayormente por la enorme capacidad de Cumberbatch de llenar la pantalla, ni su predecesora inmediata, ya que sus viajes argumentales tenían un destino establecido con importancia.

Pobre Anton.
En definitiva, está bien. No está mal. Fans y no tan fans encontrarán un film entretenido, sin mayores aspiraciones que las de hacer pasar unas buenas dos horas.

Entonces, ¿merece pues un FUCK YES de viajes interestelares? Pues yo diría que un FUCK VALE, BIEN. NO ESTÁ MAL. Vedla en el cine, por supuesto. Si aún la tenéis cerca y podéis.





Charles D.
Filólogo, lingüista, lector irredimible y cinéfilo/seriéfilo empedernido. Digo muchas tonterías en Twitter (@OrdHum). También escribo si me dejo.

8 comentarios:

  1. Hola ^^
    Hace poquito que la vi en el cine y me gustó mucho. La verdad es que mi infancia ha sido SW y ST y que por eso no soy muy objetiva xD Las dos primeras fueron más para un público general mientras que esta sigue un patrón más similar a las series antiguas y se nota. A mí me dio nostalgia y por eso me gustó más, pero estoy completamente de acuerdo en que no hay color entre este villano y Khan (pocos podrían haber estado al mismo nivel que Benedicto). De haber sido este mejor habría sido una de mis favoritas del año. Estoy deseando que hagan otra pronto *-*
    ¡Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es definitivamente una carta de amor a los fans, por encima de que esté mejor o peor que sus predecesoras :) Estamos todos igual, esperando a la siguiente :P

      Eliminar
  2. ¡Hola!
    la película no la he visto, en cambio me gustaría bastante ver la película jeje, me llama bastante la atención la estética :).
    Me ha encantado tú critica.
    Un Abrazo

    ResponderEliminar
  3. Hola :) Yo no soy un fan de Star Trek, para nada, es más, creo que solo he visto las películas nuevas y alguna de las antigüas cuando ere pequeño, pero nunca me ha atraído totalmente. Las nuevas me parece que están bien, son entretenidas, dan lo que prometen, pero no me terminan de provocar esa sensación que tengo al ver Star Wars. Aún así, como digo, todas me parecen disfrutables. Espero verme esta pronto, un abrazo^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es entretenida, sin más :) lo que sí que es verdad es que los fans acérrimos la iban a disfrutar más aún por la cantidad de guiños que hay.

      Eliminar
  4. No soy una gran fan de Star Trek pero admito que me lo paso genial cuando veo una película o algún capítulo de la serie. Todavía no he visto esta película y creo que va siendo hora, al menos para pasar un buen rato.
    Saludos ^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si aún la puedes encontrar en pantalla grande... Merece la pena verla en buena calidad, aunque no sea la Decimonovena Maravilla del Cine :)

      Eliminar

Os agradezco cualquier opinión, sugerencia o crítica que queráis dejar en los comentarios. Eso sí, los comentarios con carácter ofensivo, xenófobo, homófobo, etc. y cargados de spam se eliminarán.