martes, 20 de junio de 2017

~Adopta una autora~ Yabarí, o el presente de la colonización



Ya había ganas de seguir con Adopta una autora. Tras presentaros a Lola Robles de viva voz y haber comentado ya una de sus novelas cortas, El informe Monteverde, llega el turno de hablaros de Yabarí, su última obra de ficción publicada en Cerbero.

Yabarí es un planeta colonizado para la explotación de la bentá, una especie vegetal semejante a una liana cuyo fluido interno puede servir de combustible. Sin embargo, «para conseguir un litro de combustible con características semejantes a otro de petróleo, se necesitan unos veinticinco kilos de bentá seca». En un universo donde las energías fósiles aún son las encargadas de moverlo, explotar este recurso parece esencial para mantener el estatus quo. Aunque ello implique la deforestación de la selva yabarí, diversa, rica y, lo más importante, poblada.

Porque en realidad Robles va más allá de una crítica ecológica, sino que también es una crítica a la colonización. Yabarí está habitado por una raza que se distribuye en tribus y pequeños poblados bastante primitivos (tecnológicamente hablando, claro). Las familias han sido desalojadas y obligadas o bien a trasladarse o bien a trabajar para la empresa explotadora (¡viva el monopolio!) en pésimas condiciones. Esa es la situación que ha denunciado una organización que también está asentada en el planeta para acoger, ayudar y educar a los yabaríes. Y por eso ha acudido Muriel Johansdóttir, la protagonista, para hacer un informe para la Organización Liberté, Egalité, Fraternité.

Muriel es una protagonista atípica, y eso lo deja claro Robles desde el primer momento en que el piloto la describe como fea y poco atractiva. Pero también es decidida, sincera y atrevida, sin perder por ello un ápice de empatía. A veces echo de menos esa capacidad de ponerse en el lugar de otros que tienen algunos protagonistas fuertes. Robles, sin embargo, consigue crear un personaje con matices, con inseguridades también, complejo. Poco a poco, a través de acciones y diálogos, igual que sucede con Kwan o Darkóvic, sus acompañantes en la travesía por la selva yabarí.


Uno de los problemas es que esa acción y diálogo comienza más bien en la segunda mitad de la novela. Es una de las cosas que no me ha terminado de convencer, que la introducción se alargue tanto en una novela corta y luego tenga un final tan abrupto. No me disgusta el final abierto, al contrario, creo que tiene el punto poético que quería darle la autora: que sea bueno o malo depende de la percepción del lector. En mi caso, es una visión pesimista, ya no solo porque sea una agorera de manual, sino porque la historia ha demostrado que cuando hay burocracia e intereses económico-energéticos por en medio, la cosa no acaba bien.

Por otro lado, destaca el inmenso trabajo no solo de worldbuilding (ahora dicen que dan chupitos por decir esta palabra... así que enviadme licor 43, porfis), sino la manera de plasmarlo. Quizá para algunos las descripciones sean demasiado largas en comparación con la longitud de la obra, pero mientras que al principio la intención es mostrar sobre todo el despilfarro que realiza gente como la que está en la posición de Olmedo, el jefe de la compañía extractora, luego es una gran muestra de la exuberancia y exotismo de Yabarí. Robles crea un nuevo personaje que es a un tiempo lugar y ente vivo, pues la selva participa también en la acción y no solo como víctima sino como elemento activo.

La sociedad que dibuja la autora a través de la capitalización de Yabarí y sus recursos no es muy diferente de la que encontramos hoy en día. Política, religión, capitalismo, todo sigue ahí haciendo de las suyas y aprovechándose de gente con menos recursos y conocimientos técnicos. Ni siquiera me parece muy igualitaria en cuanto a cuestiones de género. Es cierto, Johansdóttir ha llegado donde otros periodistas no han podido, pero cuando aterriza en el planeta se muestra que es un campo de nabos como podríamos imaginarlo en su mayoría hoy día: hombres que pasan el día trabajando intentando pasar por encima de los demás (sean o no sus compañeros) y las noches bebiendo follando con prostitutas. Es un aspecto que no me ha terminado de convencer, aunque desde luego qué se puede esperar de gente que se dedica a esclavizar familias (o eliminarlas si no atienden a sus deseos) y deforestar todo un planeta. Entiendo que es una manera más de señalar la brutalidad que se exhibe en Yabarí. Lo que no he entendido es que esa brutalidad también se traslade a la Tierra en forma de abuso sexual, me ha parecido más bien gratuito e intercambiable por otro tipo de violencia, aunque llegue a influir en la manera en que se relacionan los personajes. Al fin y al cabo, podría ser arromántico o estar en el espectro ace.

Cuando leía sobre las zonas blancas no pude evitar acordarme de la charla de Aranzazu Serrano y Concepción Perea en la Eurocon

Pero si algo me ha encantado, además de la prosa de Robles, que sin duda mejora con los años, es la naturalidad con la que se plasma la menstruación. ¡Por fin una protagonista que necesita orinar y tiene la regla! Una llega a pensar que en fantasía y ciencia ficción las necesidades humanas han desaparecido (excepto la comida y las relaciones sexuales, claro). Sin embargo, la autora lo añade como un detalle sin que eso afecte al ritmo de la narración y sin caer en vulgaridades baratas. No es algo que saque de la historia, y yo como mujer agradezco estos detalles de realismo, alejándose así de la figura platónica de la mujer perfecta, bella, depilada y que no tiene imprevistos.

La segunda mitad sí ha conseguido mantenerme pegada a las páginas, en una emocionante y dura aventura selvática donde hay en riesgo algo más que la vida de los personajes. Quizá eso es lo más importante, que la historia implica algo más que el mero bienestar de la tribu yabarí o Johansdóttir y compañía, sino que está en juego un planeta por completo, ese ente con una inteligencia instintiva y primaria.

Ahí radica la verdadera trascendencia de Yabarí, esa universalidad que tiene y las raíces en la Historia. La certeza de que no hay esperanza, y aun así nos aferramos al pequeño rayo de luz que supone el testimonio de Muriel. Lástima que quienes deberían realmente reflexionar sobre ello no vayan a leerlo. Sin duda me parece una novela que, aunque no es perfecta, tiene muchos puntos sobre los que meditar, y al final es lo que buscamos ya no solo en la ciencia ficción sino en todas las historias: que nos hablen de nosotros mismos.

Otras reseñas:


Título: Yabarí
Autora: Lola Robles Moreno
Editorial: Cerbero
Encuadernación: Tapa blanda / bolsilibro
Año de publicación: 2017
Nº páginas: 213
Precio: 5€ / 2€ (ebook)




Dalayn
Lectora por vocación. Arquitecta por amor al arte. Soñadora de mundos y hacedora de historias. Escribo porque me hace feliz.

4 comentarios:

  1. Hola!

    Leí este libro hace poco y la verdad es que coincido contigo en todo. Al inicio se me hizo un poco lento y no le encontraba el punto, pero después, desde que empiezan a introducirse en la selva y a hacer preguntas, me encantó. Mención especial por mi parte a las plantas carnívoras que usaban como ejecutoras de la tortura y también a los nanoimolantes que usaban algunos periodistas que, a veces, les costaban la vida (o una oreja). Fueron las dos partes que más me impactaron,aunque el detalle de la menstruación también me gustó. En general eché en falta más mujeres en la trama, pero porque soy una avariciosa ;)

    Genial reseña.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, creo que el hecho de que la jefa de los yabaríes que se encuentran fuera una mujer ya dice bastante. Pero con el planteamiento que tiene no podía sacar muchas más XD Gracias ^^

      Eliminar
  2. Junto con Domori y Barro serán mis próximas tres compras en Cerbero (si, compro de tres en tres, por que me mola XD). Me parece una novela interesante para reflexionar sobre uno mismo y su lugar en el mundo. Un abrazo^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo tengo que leerme aún los otros cinco primeros, supongo que tiraré por 36 después de todas las buenas opiniones que he leído. Un besazo ^^

      Eliminar

Os agradezco cualquier opinión, sugerencia o crítica que queráis dejar en los comentarios. Eso sí, los comentarios con carácter ofensivo, xenófobo, homófobo, etc. y cargados de spam se eliminarán.