viernes, 26 de agosto de 2016

~Cine~ "Escuadrón Suicida", o del arte de dar palos de ciego



Más vale tarde que nunca, o eso dicen. Esto de ver las películas cuando medio mundo ya las ha sobreanalizado hasta el hastío tiene sus pros y sus contras. El pro más importante: es un bálsamo infalible para el control de expectativas. Al saber lo que uno se va a encontrar más o menos, es posible deshacerse de toda intentona de búsqueda de errores para centrarse en disfrutar las cosas buenas que pueda ofrecer. El contra más puñetero: que es totalmente imposible deshacerse de todas aquellas críticas negativas que ya has leído hasta la saciedad, hasta el punto de que es imposible no verlos.

Pero quiero empezar por lo bueno. Antes de nada (como siempre) es de rigor avisar que esta reseña va a ir hasta las cejas de espoilers. No espoilercillos de esos que no te das ni cuenta. Hablo de espoilerones como casas que pueden machacar la película. Avisados quedáis.

Con todos sus puntos flacos, es una película que se deja ver. Tiene acción y chascarrillos a montones, así que es medianamente entretenida para la mente que no busca más que BOOM BOOM ZAS ZAS TATATATATATA PEW PEW FSCCHIUUUUUU. En ese sentido cumple más que de sobra, entregando una trama simple, en la línea de una película más de superhéroes (notad que he dicho superhéroes, y no supervillanos, que es lo que nos vendían en las promos). Nada especial.

Oye, ¿en tu contrato no decía que éramos los malos?
Otro punto bueno: Margot Robbie y Will Smith como Harley Quinn y Deadshot, respectivamente. Sobre todo en la primera mitad de la película se sienten como adaptaciones palpables y reconocibles de los personajes de los cómics. Me alegré mucho de encontrar positivo este aspecto ya que era una de las cosas que más me preocupaban cuando se anunció años ha. Ambos hacen un trabajo loable cuando el guión se lo permite, e irradian carisma a borbotones cuando aparecen juntos en el plano.

El caso de Leto, muy comentado por aquellos lares de infinita sabiduría que es internet, me tiene dividido. Si bien el doblaje no ayuda a que me crea al Joker, en la película hay demasiado poco metraje suyo como para poder valorar su participación como algo positivo o negativo. Pienso que podría haber hecho mucho más, y mejor. Pienso también que si en el futuro usan al Joker como es debido Leto puede lucirse mucho más. Porque al final, a pesar de mucho «método» y leyenda urbana sobre su preparación para el personaje, han incluido tan poco de su trabajo en el filme que apenas se puede entrar a valorar.

Moviéndonos a un plano más negativo, mi primera impresión al salir del cine fue que a Ayer le habían “JoshTrankizado”, y que Escuadrón Suicida había sido “CuatroFantastizado”. Me explico: Entiendo el proceso mental que llevó a Fox y Warner respectivamente a acudir a estos dos directores noveles para encargarles la realización del reboot de Los Cuatro Fantásticos y Escuadrón Suicida. El primero, con Chronicle, había demostrado que podía hacer una película de adolescentes experimentando con sus nuevos poderes de una manera exitosa (perfecto para lo que debió haber sido 4F al final). El segundo, con Sabotage, había demostrado ser muy hábil a la hora de representar a un grupo de tipos duros que no dudan en volverse contra ellos mismos con tal de llevarse el dinero (también perfecto para lo que debía haber sido Escuadrón Suicida). Sin embargo, y tal es la mentalidad ejecutiva, el producto que ambos entregaron no terminó de gustar a los directivos en cuestión, a los que les entró el canguele y decidieron «arreglarlo» para evitar un posible fracaso en taquilla.

Cuestionándose el sentido de la vida.
Lo que ocurre es que el resultado final, que en ambos casos prometía ser subversivo y dar un aire fresco a un género cada vez más lastrado por sus propios convencionalismos, acaba siendo un batiburrillo de las buenas ideas iniciales mezclado con los clichés más trillados del cine superheroico. Al final, el resultado es peor porque a la película le cuesta sostenerse por carecer de cimientos fuertes. He notado demasiado el intento de «vamos a meter ya lo que le gusta a la gente en la película, no vaya a ser que innovemos demasiado». ¿Que a la gente le gustó mucho el tráiler por el buen uso de la música que hacía? Pues metemos siete canciones distintas en los primeros diez minutos de película. Y después también. Que oigan, no me malinterpreten, las canciones son buenísimas; parecía escuchar mi lista de favoritos de Spotify. Pero el bombardeo de clásicos de rock se hace cansino por la necesidad de usarlo cada dos por tres.


Ese miedo a innovar «por si fracasa» infecta a Escuadrón Suicida como una gonorrea mal cogida. Los personajes, que nos vendieron como «los malos», acaban comportándose como nunca lo haría su homónimo en el cómic. Igual que he dicho que al principio Harley y Deadshot eran como debían ser, conforme traspasamos el ecuador de la película van perdiendo su identidad hasta volver al maniquí con ojos y comportamiento al uso con el que los directivos están más cómodos. Por ejemplo, en la escena del bar, Harley Quinn, conocida por ser una psicópata sumisa a Joker y además estar como una cabra, intenta RAZONAR con el Diablo. En serio. Razonar. Harley Quinn. Seriously. No es consecuente con su personaje, y ahí pierde credibilidad.

Hablando de el Diablo. Se une al Escuadrón, ¿Cuánto tiempo? ¿Cuatro horas? ¿Y eso es tiempo suficiente como para que al final de la película aparezca diciendo “no quiero perder a mi familia otra vez”? Sin empezar a hablar de Encantadora, que la convierten en un villano más de usar-y-tirar, plano como la línea de pensamiento de un concursante de Mujeres, Hombres y Viceversa. Slipknot, al que presentan como «ése», y que matan a los tres segundos de empezar la operación. Boomerang, que da mucha vergüenza ajena y aún no estoy muy seguro de por qué narices debe estar con el Escuadrón. Las posibilidades que abrían con sus ideas iniciales se ven masacradas por la propia inutilidad de los que mueven los hilos y están dificultando el despegue de la franquicia DC.

¿Que tenemos que enfrentarnos a ESO? ¿ESA MIERDA?
Voy a parar aquí porque creo que he dejado mi posición bien clara. Me da mucha rabia porque podría haber sido la prueba que Warner necesitaba para demostrar que se preocupan por el producto que tienen entre manos. Sin embargo, lo que han demostrado es que para ellos no hay diferencia entre hacer DC, Marvel o Image comics. Para ellos, la propiedad intelectual que tienen en su poder es «tipos con trajes raros dándose de palos con otros tipos de trajes más raros», sin ver más allá. Y por eso sus películas pierden fuelle y apoyos constantemente.

En definitiva, es una película normalucha, de mata-al-villano al uso, sin aprovechar el gigantesco potencial que los personajes de otorgaban. Una pena.

¿Merece entonces un FUCK YES? Pues no. Ni fuck, ni yes, ni meh, ni nada. No digo NO, porque tampoco la considero mala de suspenso. Pero estoy demasiado enfadado como para otorgarle el MEH que se merece.





Charles D.
Filólogo, lingüista, lector irredimible y cinéfilo/seriéfilo empedernido.Digo muchas tonterías en Twitter (@OrdHum). También escribo si me dejo. 

2 comentarios:

  1. Ese es su mayor pecado, ser tan meh. Es genérica a más no poder al tratar de arrastrar todo lo posible. ¿Guardianes de la galaxia tiene éxito? mete música y chistes. ¿Piden acción? Rueda cuatro tiroteos cutres. Y así con todo, parece hecho con una encuesta.
    Por cierto, hay una diferencia entre Josh Trank y David Ayer. Ayer terminó el trabajo. La película estaba terminada y era algo oscuro basado en los personajes, con un Joker cruel y despreciable. Y Warner cogió esa película, vio que Batman v Superman no tuvo éxito y la destrozo en montaje.
    Josh Tranks en cambió dejó la película sin terminar. Faltaba el acto final. Se escondía en el plató para que los productores no le vieran. Se piró en medio del rodaje y la Fox tuvo que terminar la película a trompicones para estrenarla y no perder tanto dinero.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes razón en ese punto. Trank no supo lidiar con las altas huestes hollywoodienses, y la presión le superó. Aceptó hacer la película con la condición de que le otorgasen completo control creativo, pero cuando llegaron las exigencias de las altas esferas no supo aceptarlo. Es verdad que Ayer terminó el trabajo, y por eso Escuadrón Suicida es muy superior a 4F.

      Eliminar

Os agradezco cualquier opinión, sugerencia o crítica que queráis dejar en los comentarios. Eso sí, los comentarios con carácter ofensivo, xenófobo, homófobo, etc. y cargados de spam se eliminarán.