miércoles, 7 de diciembre de 2016

¿Qué quieren leer las mujeres? La guía definitiva



Quizá has llegado aquí siguiendo la estela de este titular tan alucinante y sensual. O quizá seas un loco que me lee habitualmente (en cuyo caso, ¡GRACIAS!). Tanto en uno como en otro caso, antes de comenzar tengo que advertirte…



Estás ante uno de esos artículos que te prometen la verdad absoluta con luces de neón y te acaban dando una palmadita en la espalda y un fuerte dolor de cabeza. Vamos, como el 90% de los artículos que encuentras en blogs como este o en periódicos. Pero los míos los puedes leer, quizá te rías. O no. El caso es que:
1. No voy a hablar sobre qué quieren leer las mujeres.
2. No existe una guía definitiva para nada, ni siquiera para montar los muebles de Ikea.
3. Voy a hablar de lo que a mí, como lectora y mujer (hasta donde yo sé, sigo pensando que orinar de pie tiene sus ventajas) me gusta leer. Si después de eso quieres extrapolar a tres mil millones de personas más yo no me hago responsable (tampoco me responsabilizo de los posibles traumas que este artículo pueda causar).


Y ahora sí, empezamos.

Este artículo comenzó a fraguarse con este tuit:

A partir de ahí dije: okai, necesito soltar esto. «A las mujeres les gusta el romance», «Las mujeres son unas cursis», «A las tías lo que les va son los sentimientos y ese rollo», «Las mujeres solo quieren ver El diario de Noa­ y dramas de esos». Es increíble cómo los seres humanos somos incapaces de predecir con exactitud los efectos de una tormenta o un terremoto y sin embargo parecemos conocer al dedillo lo que piensa la mitad de la población mundial. Con razón luego algunos dicen que no entienden a las mujeres. Quizá es que tengan una preconcepción un tanto errónea de la mujer en general.

A mí me gusta el romance. No he visto El diario de Noa y las comedias románticas jolibudienses me parecen cargantes hasta morir. Pero Ron y Hermione, Gemma y Kartik, Raoden y Sarene, Sophie y Howl, Esmenet y Achamian, Lyanna y Rhaegar (necesito un romance no hetero en mi vida, por lo que veo. Bueno, para eso tengo a Kirk y Spock, aunque solo sea en mi imaginación). Me refiero a historias en las que el romance no es la guía principal por la que se desarrolla la trama. Romances bien utilizados, coherentes, que desarrollan a los personajes en vez de limitarlos. Odio, odio profundamente cuando me venden una historia deloquesea y acaba convirtiéndose en una novela romántica con un trasfondo de novela negra, ciencia ficción o fantasía. Y no porque no me guste la romántica (lo que es el género actual de romántica no me gusta, pero porque lo poco que he leído ha acabado siendo más erótica que otra cosa, y con violaciones por todas partes). De hecho, HAMO Cumbres borrascosas u Orgullo y prejuicio (aunque Brontë no escribe un romance de ensueño y las novelas de Austen son costumbristas, no románticas per se). Pero lo que me molesta es que me vendan una cosa y me den otra. Siento que me engañan (lee Crepúsculo, que salen vampiros, me decían). Y no me gusta que me engañen.

No solo en mi imaginación, también está esta foto.
Considero que he pasado por alto varias novelas que no especifican ni en su sello, ni en su portada, ni en su sinopsis, ni en su promoción que supuran amor por los cuatro costados (hola Sueños de piedra y Títeresde la magia). Y es que nada más empiezas a leer el romance está allí, por mucho que me intenten vender que no es lo principal, porque puede tener muchos otros mensajes, pero lo es (y es bonito <3). ¿Entonces qué odias, Laura? Odio cuando la trama principal de la novela se ve sepultada por un montón de besos y escenas de sexo que no aportan nada y ralentizan la narración, que no me hacen conocer más a los personajes, ni evolucionan ni conlleva conflicto alguno. Lo llamo romance gratuito y NO me engancha. El colmo está cuando ese romance es de una toxicidad vomitiva y no hay ningún tipo de denuncia ni contexto que lo justifique. No, mira, soy mujer y me gustan los romances bonitos y bien llevados, no los bodrios dramáticos y machistas que se comen las novelas.

También me gusta la sangre (hola, Boda Roja, señor Emperador de Monmor, se os quiere). No en plan vampiro de chupar (¡sangre, no malpienses!) y echarte purpurina por la cara (aunque quiero leer Drácula y Carmilla, y Roja como la Sangre, vergüenza sobre mi vaca por no haberlo hecho aún). Es cierto que se me revuelve el estómago con las torturas, que no soy de acero, (Canción de Hielo y Fuego, El Segundo Ocaso, La Primera Ley, Sorgina) pero si no son gratuitas (vamos, si hay que pasar por eso para romper a un personaje, qué le vamos a hacer), no me voy a poner revolucionaria. Me gustan los conflictos, aunque sean bélicos. De hecho, me encantan las batallas bien narradas (Sanderson, Virginia, os adoro), y eso que la batalla del Pelennor son tres páginas de nada. Me gustan los hombres pegando mandoblazos y las mujeres abriendo en canal, siempre y cuando su armadura cubra más allá de su pubis y sus pezones (a no ser que los hombres en esa historia luchen con el paquete apretado, entonces podríamos hacer concesiones). Resumiendo, que me va la épica. Eso sí, sin personajes planos ni deus ex para salvar al héroe en el último momento, porque no cuela.

«Me visto así para que las mujeres puedan luchar desnudas» y otras formas de contrarrestar la imagen anterior.
Me molan las historias de personajes, sean épicas o de cualquier otro tipo (El camino de losreyes, Justicia Auxiliar, La corte de los espejos, El ciclo de Xuya, Sueños de piedra). Si los personajes están bien construidos, tiene muchos puntos para que me guste. No hace falta que sean un calco de mi persona, aunque si tienen aspectos que me recuerdan a algún momento de mi vida pues empatizo mucho más rápido y me llega más a la patata, no voy a mentir. Los malos también entran en ese pack (Loki, yatusabeh). Aunque para hacer buenos personajes no hace falta que las novelas estén plagadas de monólogos interiores, me gusta la introspección, sobre todo si está bien hecha y no corta la trama (otra cosa es que yo sepa hacerlo, pero estoy hablando de lo que las mujeres queremos leer me gusta leer). Me gusta emocionarme con los personajes, reírme con ellos, llorar con ellos, sufrir con ellos (aunque sea En busca del Valle Encantado, ¿vale?). Me gusta que los personajes femeninos molen, igual que me gusta que los personajes masculinos molen. Pero hacen falta más personajes femeninos que no se limiten a ver la vida pasar  (como hacen con Hermione en el Legado Maldito) y más personajes masculinos que no traten a las mujeres como si fueran cosas que manejar a su antojo.

En Hijos del Dios Tuerto Loki no es malo. ¿O sí? Ay, los personajes grises, cuánto me encantan.
Si un libro consigue que exteriorice lo que me hace sentir es que me ha calado muy hondo. Y eso me gusta, que el escritor sepa tratar su historia para que me conmueva, sepa escarbar en mi interior aun sin conocerme para sacar lo que se proponga. Me encantan las historias que me hacen reflexionar sobre temas que quizá ni siquiera me había planteado (Cenital me dejó varios días dándole vueltas). Adoro que se den diferentes perspectivas a un problema. Amo el género fantástico porque sabe tratar temas actuales mediante metáforas y alegorías (Príncipe de nada), especula sobre otras posibilidades (La mano izquierda de la oscuridad), sobre el futuro (Switchin the red) y sobre el pasado (¿qué hubiera pasado si…?).

Hace poco también descubrí que me gusta la cifi hard. Siempre he sido más de fantasía que de ciencia ficción, pero me lo pasé pipa con El marciano, con sus patatas y su método de obtención de agua. Siempre he sido una persona curiosa, así que me gusta que me expliquen cosas, aunque tenga que releer para entenderlo medianamente bien (Luna Nueva, y no, no es la de vampiros). Quizá por eso me gusta más Star Trek que  Star Wars (tras esta confesión, declaro oficialmente este día como Día del Apaleamiento), y por eso disfruté muchísimo de Interstellar, a pesar de las licencias que se toma (menos esos últimos 20 minutos, esos no se los perdono a Nolan).


Me gusta la magia, los sistemas mágicos, los lenguajes inventados, las profecías engañosas. Cuando era pequeña tenía libretas con los hechizos de Harry Potter apuntados, con las clases, los libros, las tiendas... Quería saber idhunaico y si Juego de Tronos se hubiera estrenado antes habría aprendido alto valyrio. Ahora me apunto los mensajes crípticos de El Segundo Ocaso, tengo una tabla alomántica en casa, si tuviera tiempo dibujaría aones y me encanta comprar Solares Irreales en Ankh-Morpork. Adoro cuando los mundos me atrapan y me hacen querer ser partícipe de ellos; ¿acaso hay alguien que no quiera ir a Londres de Abajo tras leer Neverwhere?

Me gustan los finales grises, amargos, esos que te dejan conteniendo el aliento y no te dejan soltarlo. No es que todo tenga que acabar en muerte y destrucción, pero prefiero algo intermedio. También disfruto de los finales felices, pero tiendo a olvidarlos más fácilmente, quizá porque me resultan más irreales. A los finales grises les doy vueltas durante días, me recuerdan que a veces las cosas no acaban tan bien como querríamos, que hay secuelas que no se pueden borrar. ¿Acaso Frodo acaba bien tras su aventura por la Tierra Media? ¿O acaba mal y por eso se marcha?

Lo de los morenazos ha sido casualidad, pero ya que estábamos...
Esto es lo que me gusta leer, lo que quiero encontrarme cuando abro las páginas de un libro. Muerte, amor, sangre, aventura, criaturas grises, finales inesperados, historias coherentes, lugares mágicos. No creo que nada de eso me haga más hombre o más mujer. Y si a algún hombre se le ha caído el pene por leer romántica, que me lo diga. No creo en que haya historias más masculinas o más femeninas (quizá al que hizo la sinopsis de Recuerdos del cuerpo le interese saberlo). Las hay para muchos tipos de personas, independientemente de su sexo. He conocido mujeres que odian leer romances y otras que no soportan las guerras, hombres que aman a Lovecraft y otros que leen a John Green. Cada persona tiene un género al que es más afín, otros en los que se siente cómodo y algunos que no tocaría ni con un palo. No es cuestión de sexos. ¿Acaso Martin o Sanderson o Rothfuss o Sapkowski (gracias, María, por el inciso) no tienen romance en sus novelas? ¿Acaso Virgnia Pérez de la Puente, Aranzazu Serrano o Concha Perea no tienen cruentas batallas en sus historias? Dejemos de generalizar a partir de prejuicios socioculturales machistas y apoyemos la literatura sin más, y que cada uno se divierta con lo que más le guste.

Esa es la guía definitiva. Disfrutar escribiendo lo que te interesa, disfrutar leyendo lo que amas.

¿A ti qué es lo que te gusta leer?




Dalayn
Lectora por vocación. (Medio) arquitecta por amor al arte. Soñadora de mundos y hacedora de historias. Escribo porque me hace feliz.

10 comentarios:

  1. Se me había olvidado ese maravilloso tuit xD

    Pues suelo leer mucha fantasía últimamente porque es lo que me gusta más y es sobre lo que escribo, pero también leo otros géneros. No tengo en estos una predilección, me vale con una buena historia y con buenos personajes. También he leído romántica aunque no mucha. De hecho me gustaría recomendar, como siempre hago cada vez que la echan en la tele, que leas/leáis el libro de El diario/cuaderno de Noah antes que ver la peli. Porque cada vez que leo o dicen que la película es de lo más bonito que hay, a mí me da un ataque de risa. El libro, por lo que recuerdo, era bonito y bastante decente: nada de violaciones, ni de machismo gratuito, ni nada así. En la película sin embargo, aparte de ser una comedieta romántica típica americana, convierten la historia en una relación tóxica: hay una escena en la que de hecho se gritan y se dicen de todo. Pero oh, el amor es maravilloso y podemos superar el que nos llevemos a matar *facepalm*.

    Por salvarle algo a la peli, hay un tema -no menciono por spoiler- que si lo tratan un poco más decentemente pero claro, no se le da el mismo espacio que en la novela...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues gracias por la recomendación :D La verdad, no he visto la peli, porque me la han puesto tan bien tan bien que se me quitan las ganas. Pero por hacer la comparación miraría ambas cosas :)

      Hay tuits que no deben olvidarse ;)

      Eliminar
  2. Emmmmmm... ¿no somos la misma persona verdad? xDD Creo que me has leído la mente al 100%, opino igualisimo que tú.
    Aun que a mí de vez en cuando me gusta leer romántica tras leer algún libro tochito (cualquiera de canción de hielo y fuego, el nombre del viento...) para leer algo sencillito y fácil de leer.
    Aun que hay que admitir que la romántica esta hecha para mujeres (otra cosa es que haya hombres que también le gusta, que lo respeto completamente) por como esta idealizado el hombre, al igual que las novelas eróticas que siempre nos suelen enseñar la parte de la protagonista femenina.
    Yo adoro leer fantasía y no por ello tengo pene. Eso de catalogar un libro para mujeres o hombre me parece una tontería. ¡Que cada uno lea lo que más le gusta y con lo que más disfrute!
    Por cierto yo también odio cuando me venden un libro como fantasía y después sea toooooodo romance (vease nacida a medianoche (pronto reseña en mi blog xD)).
    He adorado la entrada de verdad <3
    Un besito.
    PD: Yo nunca he visto Star Trek, no me mates please T-T

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Añadiré leer mentes a mi lista de superpoderes xD A mí también me gusta alternar libros más profundos con lecturas más ligeras, juveniles o de más humor, aunque no sean completamente románticas. Pero vamos, que si un romance está bien hecho soy la primera que fangirlea a saco.
      La romántica está hecha para mujeres porque: ¿cómo un hombre va a leer romántica? Los propios escritores hombres de romántica siguen cánones preestablecidos (igual que muchas escritoras de fantasía siguen los moldes tolkinianos, por ejemplo). Hace poco incluso vi una especie de guía sobre cosas que tenía que cumplir un romance para vender (y estaba el de la chica sumisa y el hombre con un pasado oscuro), pero es que también nos educan para que sea eso con lo que nos identifiquemos. Igualmente, yo no voy a ir a la estantería de nadie a decirle lo que tiene o no tiene que leer, pero de la misma manera pido que nadie se meta en mi estantería y que no me cataloguen una novela "para mujeres" por el simple hecho de estar firmada por una escritora y protagonizada por personajes femeninos (qué ganas le tengo a "The Stars are Legion" por este motivo xD).
      No pasa nada si no has visto Star Trek, más Kirk y Spock para mí :D
      Besos y gracias por leerme, me alegro de que te haya gustado la entrada ^^

      Eliminar
  3. Oh, soy un loco que te lee habitualmente (si sobrevive a las navidades), así que de nada XD Te lo dije en el tweet, romances estúpidos solo por fanservice pues no. Romances bien llevados, creíbles, naturales, como el que cualquiera vivir, si. Si por que son la vida misma, y sin ello no nos podríamos sentir identificados con cualquier personaje, son personajes reales ni IA sin sentimientos. Igual que se enfadan, que estan tristes, que les sale el sentimiento de nobleza, pues pueden sentir amor, no estamos locos. Dejemos de generalizar y dediquemos a leer para seguir descubriendo más autores y autoras que cumplan con nuestras expectativas, que nos sorprendan y que nos emocionen. Por que para mi una buena lectura es la que me consigue emocionar, la que me hace estar hablando o pensando en ella todo el día. Y eso solo hacen si tiene personajes reales. Y si tiene personajes reales es que no están presentes esos clichés metidos con calzador. Un abrazo^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo con lo que dices. Yo ya he decidido que como me encuentre romances inesperados y mal llevados dejo de leer, porque se me atraganta la historia de mala manera y me condiciona toda la lectura. Y para estar lamentándome todo el rato prefiero leer otra cosa xD
      Seguro que sobrevives a las navidades, yo espero sobrevivir al pfc para volver en un mesecito o así xD ¡Besos!

      Eliminar
  4. Leí hace unos días esto y no pude comentar por motivos pero vaya, que me siento muy identificada, en especial con la primera parte y la sensación de engaño. Me resultaba muy frustrante que mis amigas no entendiera cuál era mi problema cuando me regalaban libros de fantasía romántica o, en general, libros YA (en general escritos por mujeres donde el romance se lo comía todo. No voy a generalizar, pero sí a decir que es mi principal experiencia). No es que no pueda disfrutar de un romance bien hecho, pero en general era un continuo sufrir porque si no leía, apenas tenía temas que comentar con mis amigas. Curiosamente siempre me ha costado prestarles libros donde no hubiera romance porque "no les interesaba" y ahí ellas podían poner los ojos en blanco y no pasaba nada. Es decir, cómo no se me había ocurrido que les iba a aburrir una historia de fantasía donde no hay romance, si es que...

    Cada uno tiene sus gustos, pero al final no sé si es porque creces con los que te ha impuesto la gente o qué. Luego crecí y encontré a gente que entendía mejor mis gustos y fue una liberación, pero miro atrás y me sigue impresionando lo limitada que era la lectura de mis compañeras. Después me di cuenta de que la de mis amigos (creo que solo tuve uno lo suficiente abierto para leer romance) también lo era en su propio extremo. Yo diría que es cuestión de roles, no de sexos(como bien dices), y de aprendizaje. Porque al final es lo que criticas, lo que se espera de cada uno y es agotadorrrr. También depende del límite que cada uno ponga con cosas bien hechas, que tengo amigas que soportan de todo y otras que ponen sus expectativas muy altas, y yo estoy entre las últimas.

    Como siempre solo repito lo que tú comentas y le doy vueltas a la cabeza. Muchas gracias por hacer un post así y sacarme una sonrisa.

    Atte. Rika~

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por suerte mis amigas sí que leían más o menos lo mismo que yo (ahora no sé qué leen, pero sé que no se han pasado a Megan Maxwell xD), así que en ese sentido no he encontrado mucho extremismo, aunque sí que es verdad que compañeras de clase a lo mejor preferían chick lit o algo así. Lo que sí me ha resultado mucho más difícil es encontrar hombres que leyeran (o vieran) algo abiertamente romántico, y normalmente han sido chicos no heteros.

      En cuanto a engañar, he puesto de ejemplo los libros de Iria y Selene porque ocurre eso, que exteriormente nada te indica que haya un romance, y luego resulta ser la trama principal. Lo que pasa que como yo sigo a las autoras en twitter y ya lo sabía pues no me ha importado, pero sé que a otra gente sí. Y en los últimos 3 meses he leído dos novelas que aunque sí que indican que hay algo de amor, este acaba fagocitando la historia principal, y eso me cabrea. No solo por el romance en sí (que además han resultado ser tóxicos a más no poder), sino porque hay un desequilibrio innecesario en la novela. La "trama principal" sigue ahí, sin avanzar, en pos de explayarse con un gran romance que no me interesa. A mí me gusta que haya romance, no me importa, pero el equilibrio no debería perderse.

      Si has sonreído ya me doy por contenta. Gracias por pasarte, Rika. ¡Un abrazo!

      Eliminar
  5. Si todas las tramas fantásticas van a quedar sepultadas bajo una historia romántica hasta la página ochenta, hay que ponerlo en la sinopsis.¡Hay que decirlo más!

    Te he leído con una sonrisa de oreja a oreja, pero quizás porque soy alguien que no lee romántica sino historias de aventuras, sean de fantasía o de ciencia ficción... y si hay amores de por medio, pues bienvenidos sean (porque puede no gustarme la literatura romántica y que me encante la relación de amor entre Sturm Brightblade y Alhana Starbreeze, por ejemplo).

    Un saludo ;).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La mayoría de las historias que leemos tienen algo de romance. Como dice Mangrii más arriba, es como la vida misma. Pero si es algo principal, sí, debería indicarse. ¡Digámoslo muy fuerte! Besos y gracias por pasarte ^^

      Eliminar

Os agradezco cualquier opinión, sugerencia o crítica que queráis dejar en los comentarios. Eso sí, los comentarios con carácter ofensivo, xenófobo, homófobo, etc. y cargados de spam se eliminarán.