miércoles, 5 de octubre de 2016

~Reseña~ El ciclo de Xuya, o las grandes hazañas de la intimidad



Aliette de Bodard es una de esas pequeñas joyas difícil de encontrar si no te metes de lleno en el mundo de la fantasía y la ciencia ficción. También si no conoces su editorial en España, Fata Libelli. O si no sigues los premios del género. O si por una casualidad de la vida no has leído Terra Nova 2. O si tampoco conoces Cuentos de Algernon… en fin. Como veis en realidad existen muchas maneras de conocer a esta escritora (en español, en inglés no sé cómo está el asunto), pero la primera vez que oí hablar de ella fue cuando se anunció como invitada de honor para la Eurocon 2016, que precisamente se celebra dentro de nada en Barcelona. Así que mil gracias a la organización, porque sin duda El ciclo de Xuya ha sido una lectura maravillosa en la que difícilmente me habría aventurado dado el estado actual de mi Pila. Lo cual habría sido un gran error, porque lo que tiene que contar de Bodard es digno de ser leído y, sobre todo, reflexionado y meditado.


El ciclo de Xuya comprende catorce relatos cuyo hilo conductor es la suposición de que América la descubrieron antes los chinos que los europeos, cambiando por completo el devenir de la historia tras ese hito. La propia autora lo explica en este artículo que también viene incluido en la antología y que considero crucial para que el lector se sitúe en esta ucronía antes de sumergirse en los relatos. Y es que es importante ubicarse, dado que los relatos comienzan en el siglo XX y hay mucha historia detrás, sin la que quizá sería más complejo introducirse en el mundo de Xuya. Con la influencia  de la cultura asiática en el continente americano, los países occidentales ven mermados su papel dominante en el flujo de la historia. Norteamérica se divide en tres grandes partes: Magna Mexica, una oligarquía azteca que controla todo el sur; Xuya, el imperio independizado de China que controla el oeste y los Estados Unidos, cuyo territorio actual se reduce debido a las otras dos superpotencias. En Sudamérica seguirían existiendo formas de gobierno incas y mayas 
 Cuando empecé a leerlo, pensaba comentar cada relato como si de una antología al uso se tratase, pero cada uno tiene tanta relación con los demás que sería absurdo tratar de separarlos. Sin embargo, sí que podemos dividirlo en tres partes, básicamente las que se indican en la propia cronología: siglo XX, siglo XXI y siglo XXII (aproximadamente), aunque los temas no diferirán mucho entre ellos.



En el siglo XX de Bodard narra una serie de hechos alrededor de la Guerra Civil de Magna Mexica, tanto desde el contexto de la guerra como de sus consecuencias. Estos cuatro relatos tienen una trama de thriller que hace mucho más asequible al lector la inmersión en este universo. En el siglo XXI se centra en las Mentes, inteligencias artificiales que son las naves que han permitido la conquista del espacio, pero que vienen al mundo a través del vientre de las mujeres humanas. Finalmente, en el siglo XXII y en otra parte del universo, la autora nos sumerge de nuevo en los estragos que causa la guerra en las personas que se ven obligadas a huir de su hogar, además de jugar con algunas nuevas tecnologías.

Puede parecer a simple vista que estas partes no se relacionan mucho entre sí, pero los temas y los conceptos que trata son muy similares y muy actuales: guerra, racismo, machismo, homofobia, rechazo por lo desconocido, uso de la mujer como herramienta… De Bodard plantea que en un futuro imaginario que parte de una ucronía, el ser humano seguiría siendo incapaz de deshacerse de sus prejuicios, de vivir en igualdad. Esa desazón se refleja en cada relato, en el descontento de los personajes hacia el contexto en el que les ha tocado vivir, aunque reaccionan a él de distinta forma.

No es una ciencia ficción optimista. Evoluciona la tecnología, pero la sociedad sigue siendo un fiel reflejo de la nuestra en muchos aspectos. En otros sí que se percibe un cambio: en algunas de las historias las relaciones entre personas del mismo sexo están normalizadas, los cambios de sexo son habituales así como cualquier tipo de cambio en el aspecto de una persona. No obstante, estos hechos se utilizan para representar también la otra cara. Las relaciones homosexuales que provocan rechazo en algunas sociedades son entre mujeres, ya que debían tener hijos para honrar a los antepasados. En el cambio de sexo percibimos un comportamiento diferente según si el personaje se siente hombre o mujer, lo que nos hace pensar, ¿si se trata de un mismo personaje, no será más bien que actúa conforme a unos prejuicios, prejuicios que actualmente siguen arraigados en el pensamiento general? Los cambios de aspecto, por otro lado, vienen dados por un deseo de aparentar lo que no se es para lograr la aceptación de los demás.


Este doble juego se sigue utilizando a la hora de nombrar avances tecnológicos y plantea una de las cuestiones más importantes que tenemos hoy en día: avance, sí, ¿pero dónde está el límite? ¿Dónde está la línea que separa el uso del abuso? ¿El progreso es suficiente excusa como para arriesgar vidas humanas? Sin duda todas las cuestiones que plantea esta lectura son muy interesantes, y se sugieren de una manera sutil, entrelazándose perfectamente con el argumento de cada relato.

Hay que destacar también el tema del racismo, quizá el más presente y en el que más hincapié se hace a lo largo de la antología. Hay una mención constante al rechazo y la separación por cuestiones de raza o costumbres que llega hasta el extremo de casos como el de Inmersión, uno de los relatos que más me ha gustado. En él se explora con ahínco la identidad de uno mismo de una manera tan magnífica que en algunos extractos parece estar hablando de varias situaciones diferentes, ya que la búsqueda de la identidad es un asunto que atañe al ser humano a muchos niveles y desde muchas áreas diferentes. De esta manera consigue congeniar con el lector, pero no solo en esta historia: las materias tratadas van tan ligadas al hecho de ser humano que es imposible no sentirse en consonancia en algún momento.

Sin embargo, si hay algo que realmente liga toda la antología es la narración desde el intimismo, desde la relación entre los personajes donde es clave la familia. Todos los acontecimientos están contados desde un punto de vista personal, aunque pueda ser extrapolable a otros casos. Muchas de las hazañas son los pequeños logros del día a día, protagonizadas en su mayoría por mujeres, que cobran un especial protagonismo, al igual que los ancestros y los antepasados familiares. Estas cuestiones tienen mucho que ver con la idea quizá más enraizada en Oriente que en Occidente de honrar a la familia. De Bodard tocará también este tema y el choque con la realidad de cada individuo.





Como podéis ver, El ciclo de Xuya da para mucho y cuenta mucho más la crítica que hay entre líneas que algunas de las historias en sí. Varias me han parecido más interesantes que otras, pero en general la mayoría son destacables y, desde luego, no se puede dudar de la calidad narrativa de la autora. Si he de señalar algunos favoritos, diría Canción de estrellas, por su estructura, su poética, su trasfondo tan dibujado a pinceladas y al mismo tiempo tan nítido y cercano; Inmersión, por su mensaje tan íntimo y al mismo tiempo tan global; y Las estrellas esperan, por transmitir tan bien ese sentimiento de no pertenencia, de soledad.

Desde luego me ha encantado descubrir a Aliette de Bodard y su universo xuyano. Se nota que sabe cuidar de los detalles más pequeños, se vale de la sugerencia y las insinuaciones para mostrar parcialmente los elementos que le interesan en cada momento y consigue tratar cuestiones relevantes integrándolas en sus historias sin forzarlas. Espero leer pronto su novela corta En una estación roja, a la deriva (también publicado por Fata Libelli) y ojalá tradujeran The house of shattered wings en algún momento (aunque sospecho que acabará en mi lista de libros que tendré que leer en inglés o no leerlos).



Título: El ciclo de Xuya
Autora: Aliette de Bodard
Traductores: Pilar Ramírez Tello, Marcheto, Silvia Schettin y Diego de los Santos
Editorial: Fata Libelli
Año de publicación: 2014
Precio: 6,90€ (ebook)





Dalayn
Lectora por vocación. (Medio) arquitecta por amor al arte. Soñadora de mundos y hacedora de historias. Escribo porque me hace feliz.

6 comentarios:

  1. Hola! Parece muy interesante! Me gusta lo futurista pero siempre me da miedo que no esté bien desarrollado, por lo que dices en este libro lo está. Además es en relatos, lo que aún me llama más. Gracias por la reseña, es muy completa :)
    Nos leemos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Puedes leer uno gratis aquí https://cuentosparaalgernon.wordpress.com/2013/08/01/caida-de-una-mariposa-al-amanecer-de-aliette-de-bodard/ y si te convence seguir con el resto ^^ Gracias por pasarte, besos :D

      Eliminar
  2. Sé que me va a gustar, es que lo tiene todo para que me guste. Ciencia ficción pero que trastoca, que remueve la conciencia. Lo que no sabía era que la estructura era en relatos. Sé que tiene multitud de relatos ambientados en el universo de Xuya (mucho de ellos gratis en su web), pero no tenía idea de que el libro central ya era así. Me lo voy a leer en estos 20 días que quedan de Octubre, así que pronto comentaré :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Merece mucho la pena, ya verás <3 Tengo muchas ganas de ver lo que opinas ^^ Besos!

      Eliminar
  3. Tiene muy muy muy buena pinta. No llega a #LeoAutorasOct, pero cae dentro de la lista de Noviembre ;)

    Me ha gustado mucho la reseña! Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya me contarás qué tal cuando lo leas ^^ Besos :)

      Eliminar

Os agradezco cualquier opinión, sugerencia o crítica que queráis dejar en los comentarios. Eso sí, los comentarios con carácter ofensivo, xenófobo, homófobo, etc. y cargados de spam se eliminarán.