viernes, 7 de octubre de 2016

~Cine~ El Hogar de Miss Peregrine para Niños Peculiares, o de Burton descolocado



Antes de que sigáis leyendo, me permito hacer un inciso/aviso: hoy vengo con el vitriolo removido. Tengo el sarcasmotrón a pleno volumen y no puedo pararlo. Quería hacer una crítica concienzuda, elaborada y objetiva, pero los tejemanejes de la vida han apagado la vena poética de mi cerebro. Al menos hoy. O a lo mejor es que me pasé de ñoño con la crítica de la semana pasada (Journey <3) y se me han acabado los recursos lingüísticos para el ornamento literario. Bueno, lo que decía. Que esto no es una crítica normal. Puede que haya risas. Puede que haya alzamientos de ceja. No lo sé, no estoy ahí. O sí. Por si acaso, no os deis la vuelta.

Bueno, que me pierdo. A lo que iba:

En la vida cinematográfica de la mayoría de los directores existen altibajos más o menos prominentes en su producción. Aunque (como siempre) todo es relativo a los gustos de cada cual, podemos nombrar dentro del grupo anterior a M. Night Shyamalan, Ridley Scott o el mismísimo Tim Burton. Lo cierto es que el señor de los pelos raros lleva demasiados años sin regalarnos una joya del calibre de Eduardo Manostijeras o Ed Wood (de hecho, lo último que puedo destacar de su filmografía reciente es Big Eyes, y sin mucho alborozo precisamente), con algunas de sus obras rozando lo indignantemente horroroso como Alicia en el País de las Maravillas.

Manostijeras haciendo pedacitos los últimos guiones de su señor creador

Quizá es por eso que no comencé la película muy convencido de la calidad final de la misma. Quizá por eso mismo pude disfrutar algo a pesar de sus evidentes puntos flacos. O a lo mejor es que me pilló esa noche de buenas. O a lo mejor es que de verdad el señor Burton está recuperando poco a poco su esencia.

Sin más dilación, y tras el aviso de rigor de los espoilers que se avecinan, procedo a comentar mis impresiones.

La premisa de la película no podría ser más burtoniana: un orfanato escondido que acoge a niños peculiares (a.k.a. Rarunos de la Leche), dirigido por una señora de muy buen ver que se transforma en pájaro a voluntad; todos son felices y están contentos hasta que viene el único señor negro de la filmografía de Burton e intenta llevarse a la directora para robarle sus poderes ayudado de un ejército de bichos que siguen a rajatabla la Dieta de los Globos Oculares (que viene muy bien para eliminar líquidos, dicen).

Adiós, Timmy. Esta vez la culpa no es mía

La estética cumple a la perfección los cánones macabros del exmarido de la Bonham Carter (¡Sí! ¡Se han divorciado! ¡Por eso ya no sale en sus películas!). Hay gente sin ojos, gente extremadamente blanca, gente muy rubia, gente que parece que necesiten un platico de sopa caliente para que cojan un poco de color en esa cara que parece la de un muerto, muñecos que se arrancan la cabeza mutuamente y artefactos raros que hacen cosas cuando el guión lo necesita (como las botas de plomo, que se supone que pesan tanto que mantienen a la chica en el suelo y sin embargo las puede levantar con la mano sin esfuerzo alguno).

Más allá de la estética, el otro punto fuerte de la película es Eva Green. Que además es otro punto flaco porque no sale todo lo que debería. En su lugar, aparecen un montón de niños con la habilidad interpretativa bastante limitada (menos Asa Butterfield, cuyo mayor problema es el pobre chico que le dobla que lo hace muy mal). También debo resaltar que OH MY GOD NO SALE JOHNNY DEPP. Es posible que esta última sea la razón que hace la película digerible.

En fin, quizá el fallo más clamoroso que le veo (ahora en serio) es que la película empieza una hora más tarde de lo que debería. Burton se detiene durante una inmisericorde hora de descorazonador aburrimiento presentando al protagonista, su abuelo y al resto de su familia, que se presentaron a un concurso de cretinos y no les dejaron participar porque querían que hubiera algo de competición. Para cuando el meollo de la trama está servido, al film le queda demasiado poco metraje para desarrollar la acción como es debido.

No, definitivamente no está Johnny Depp. O quizá sea el niño invisible.

Otro punto que me gustaría comentar es que Burton debería sentarse a aclarar en su cabeza qué tipo de película quiere hacer. ¿Quieres algo macabro con corazón? ¿O quieres una comedia infantil donde los esqueletos hacen *pop* cuando les arrancan la cabeza? En ocasiones parece que quiere crear malestar en el espectador (la escena del niño muerto hablando) y a veces parece que todo su público son niños de siete años. En sus anteriores películas existía un delicado equilibrio que las hacía especiales, pues tenían un alma innegable que hacía que aunque fuera algo feo, macabro, tenebroso, te enamoraras de su interior. Había algo bonito bajo la capa de fealdad que hacía que recordases la película por días venideros con nostalgia. Pero por desgracia, el Hogar de Miss Peregrine no posee ese aura especial que te impulse a amar lo feo. Por el contrario, hay momentos de intensa vergüenza ajena (*pop*).

En resumen, tiene cosas buenas, como la estética, Eva Green y que no salgan ni Helena Bonham-Carter ni Johnny Depp. Y tiene cosas malas, como los momentos ridículos, lo que tarda en entrar en el quid de la cuestión y lo insulsos que son sus personajes.

¿Merece entonces el galardón de FUCK YES de un servidor? Pues meh. No está mal. Es mejor que lo anterior pero aún a años luz de sus mejores trabajos. Es disfrutable con la mentalidad adecuada.

Charles D.
Filólogo, lingüista, lector irredimible y cinéfilo/seriéfilo empedernido. Digo muchas tonterías en Twitter (@OrdHum). También escribo si me dejo.

4 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Si esperas ver una joya burtoniana te vas a decepcionar. Es mejor que Alicia pero a años luz de sus mejores trabajos. Está entretenida, sin más, pero ya juzga tú misma :P

      Eliminar
  2. Hola :) Como tu Charles, voy a verla pero con cero pretensiones, hace años que el T. Burton de Eduardo Manos tijeras o Big Fish nos abandono por completo. Aún recuerdo cuando fui a ver al cine ese Sombras Tenebrosas tan deporable, lo mejor de ese día fueron las palomitas por que la entrada debería haber sido gratuita por lo menos. Y bueno, aqui esta mi maravillosa Ms Eva Green, como amo a este mujer y como la estoy disfrutando viendo la tercera temporada de Penny Dreadful. Un abrazo^^

    ResponderEliminar

Os agradezco cualquier opinión, sugerencia o crítica que queráis dejar en los comentarios. Eso sí, los comentarios con carácter ofensivo, xenófobo, homófobo, etc. y cargados de spam se eliminarán.